Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un individuo le quita la pistola a un ‘mosso’ y dispara a una agente

El chaleco antibalas ha salvado la vida de la mujer. Otros dos policías han resultado heridos leves al detener al agresor

Imágenes del momento del tiroteo.

Un individuo ha arrebatado la pistola a un agente de los Mossos d’Esquadra y ha disparado contra otra policía este miércoles por la tarde en Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès). La agente ha resultado prácticamente ilesa porque el chaleco antibalas que llevaba puesto ha amortiguado los disparos.

Los hechos han tenido lugar a la altura del número 54 de la avenida de la Generalitat de la localidad del área metropolitana de Barcelona. Poco después de las 18.30, los Mossos han sido requeridos porque un hombre estaba increpando, sin motivo, a los peatones a los que lanzaba objetos en plena calle. Los agentes han solicitado la documentación al individuo, de 33 años y origen georgiano. Según fuentes cercanas al caso, el tipo la ha emprendido a golpes con los mossos que han acabado reduciéndole. Durante la maniobra de retención, el individuo ha conseguido sustraerle la pistola de uno de los policías y ha disparado dos veces contra una agente impactando un proyectil en la espalda de su chaleco antibalas.

Han sido necesarios varios agentes para inmovilizar y arrestar al agresor. La agente tiroteada y otros dos policías han resultado heridos leves en la detención. Los Mossos han activado el servicio de atención psicológica para tratar a la policía después de que haya conseguido salvar la vida gracias a utilizar un chaleco antibalas. El agresor ha quedado detenido y los agentes le imputan un delito de tentativa de homicidio y otro de atentado a la autoridad.

Es la segunda vez en este mes que un detenido consigue arrebatar el arma a un agente de los Mossos d’Esquadra. El pasado 14 de marzo un individuo de 50 años consiguió arrancar al agente que les estaba reduciendo el arma reglamentaria. Disparó hasta dos veces pero, afortunadamente, nadie resultó herido porque la pistola estaba descargada.

En aquella ocasión los agentes se dirigieron hasta un domicilio del Prat de Llobregat (Baix Llobregat) después de el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) solicitara la presencia policial ya que un enfermo se resistía a ingresar en un centro especializado en enfermedades mentales. Los agentes inmovilizaron al individuo pero este consiguió romper la cartuchera de uno de los policías, encañonar a un agente y disparar el gatillo en dos ocasiones. El policía responsable de la pistola llevaba el arma descargada y, afortunadamente, no hubo que lamentar ningún daño personal.