Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Carmena abandona el pleno y Aguirre la sigue hasta su rueda de prensa

La alcaldesa, cariacontecida al ver entrar a la portavoz del PP, dice que “probablemente” fue un error convocar la conferencia

Esperanza Aguirre entra en la sala donde Manuela Carmena y Purificación Causapié dan la rueda de prensa. Kike Para / EL PAÍS VÍDEO

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha presentado hoy ante el pleno el borrador del reglamento de la Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción, un organismo impulsado “especialmente” por el Partido Socialista y que constituye un paso más en el acercamiento de estos partidos. Luego, de forma inédita, Carmena y la portavoz municipal socialista, Purificación Causapié, han comparecido de forma conjunta en rueda de prensa, marchándose para ello del pleno (de carácter mensual), que se celebraba esta mañana. La portavoz del Partido Popular, Esperanza Aguirre, ha decidido irse también, junto a todos sus concejales, y se ha metido en la rueda de prensa como un espectador más a modo de protesta.

Carmena, cariacontecida al ver entrar a Aguirre y sus concejales en la sala de prensa, ha señalado, a pregunta de un periodista, que “probablemente” haya sido un error convocar la rueda de prensa al mismo tiempo que el pleno: “No se volverá a hacer, no es bueno que continuemos con este procedimiento”. Causapié, muy enojada, ha puntualizado que “no asistirá a las ruedas de prensa del PP por respeto”, y ha dejado caer que, si la Comunidad de Madrid hubiera contado con oficinas contra el fraude como la presentada hoy, quizá no hubieran prosperado tramas de corrupción ahora investigadas por la justicia.

Tras protestar por la rueda de prensa, Aguirre ha comparecido ante la prensa para denunciar la “falta de respeto” que supone este “hecho antidemocrático”, al que, en su opinión, “ha conducido la portavoz socialista a la alcaldesa”. “Causapié no tiene manera de tener un espacio en los medios y arrastra a la alcaldesa”, ha añadido Aguirre, que considera que Ahora Madrid y el PSOE “no pactan de forma definitiva la entrada en el gobierno de los socialistas porque a Pedro Sánchez [secretario general del PSOE] no le conviene de momento”.

Sobre el acercamiento demostrado en las últimas semanas entre Ahora Madrid y el PSOE, Carmena ha respondido en la rueda de prensa que “no hay novedad” de cara a un posible acuerdo de gobierno. Causapié, por su parte, ha indicado que “demuestra una buena colaboración y una disposición para solucionar los problemas de los madrileños”. La portavoz municipal de Ciudadanos, Begoña Villacís, ha criticado por su parte el uso “partidista” de la creación de la oficina antifraude, que en su reglamento puntualiza que se constituye por iniciativa de Ahora Madrid y el PSOE.

Oficina contra "el riesgo" de corrupción

Aunque haya quedado eclipsado, el objetivo declarado de la nueva oficina no es tanto perseguir los casos de corrupción (“todos los organismos de control que existen hasta ahora son necesarios pero se han evidenciado insuficientes”) como evitarlos. Su “gran avance”, según Carmena, es examinar “los planteamientos administrativos disfuncionales, porque muchas veces la ineficacia de la administración, la tardanza y la oscuridad pueden ser un caldo de cultivo de la corrupción”. Así, según el borrador del reglamento, la nueva oficina debe “potenciar todas las medidas necesarias para evaluar el mapa de riesgos de la corrupción, así como prevenir e investigar los casos concretos de uso ilícito de fondos públicos”.

El organismo dependerá directamente del pleno municipal, y actuará “con independencia” respecto del resto del Ayuntamiento a partir de las denuncias de personas físicas o jurídicas, o de medios de comunicación. Si hay “indicios razonables”, podrá investigar durante un plazo máximo de nueve meses, requiriendo información o documentación, haciendo entrevistas personas a los empleados municipales o inspecciones en centros de trabajo.

No podrá “desempeñar funciones que corresponden a la autoridad judicial, al Ministerio Fiscal o a la policía judicial”, ni investigar hechos mientras haya una causa judicial abierta (si se abriera, interrumpiría sus actuaciones). A su director lo elegirá el pleno y ostentará el cargo durante cinco años; no podrá ejercer ninguna actividad “que pueda impedir o menoscabar sus deberes o comprometer su imparcialidad o dependencia”. Contará con cinco vocales asesores seleccionados de la misma forma entre personas “de reconocida trayectoria en la lucha contra la corrupción” que no ostenten cargo político.

La portavoz municipal del Partido Popular, Esperanza Aguirre, que en febrero dimitió como presidenta de su formación en Madrid por su “responsabilidad política” sobre presuntas tramas de corrupción, ha reconocido que la oficina es “necesaria”, pero apenas ha debatido sobre el tema, muy enfadada porque la alcaldesa y Causapié hubieran convocado una rueda de prensa al mismo tiempo que el pleno, “distrayendo a los periodistas”.

Ha coincidido casi punto por punto en sus críticas con la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, que ha reivindicado que fue ella la que pidió la creación de esta oficina en diciembre (el PSOE la incluyó en su programa electoral para las elecciones municipales de mayo de 2015) y se le negó. Villacís ha apuntado además que la nueva oficina debería depende de la Intervención y no del pleno, un punto que Aguirre asegura que fue ella quien introdujo en su proposición. Carmena ha señalado que lo habló con la Intervención y concluyeron que esta función reglada no permite otras tareas diferentes porque sus funciones están definidas legalmente; aun así, se ha mostrado dispuesta a estudiarlo.