Selecciona Edición
Iniciar sesión

Podemos quiere liderar Ahora Madrid y usarla como su marca electoral en 2019

Apuesta por dejarlo “durmiente”, sin desarrollar como partido; Ganemos quiere darle estructura territorial

Carmena, de amarillo en el centro, rodeada por los otros 19 concejales de Ahora Madrid el día posterior a las elecciones.

Ahora Madrid se creó como partido político a la carrera, con equilibrios de orfebre entre varias fuerzas de izquierda, algunas en precario, y bajo el liderazgo sobrevenido en el último minuto de Manuela Carmena. Pero, a lomos de una movilización social formidable, y gracias al apoyo del PSOE, al que arrolló en su camino, alcanzó la alcaldía. A tres años de otra cita electoral, Podemos apuesta por dejarlo “durmiente”, sin desarrollar como partido político, y reactivarlo en 2019 como marca en las urnas. Ganemos, en cambio, quiere desplegar la estructura territorial de Ahora Madrid, un partido potente pero sin dueño.

La dirección municipal de Podemos ha convocado una Asamblea Ciudadana el 23 y 24 de abril para hacer “balance” de los “éxitos electorales” y del “desarrollo organizativo” desde finales de 2014. Fue entonces cuando se creó la estructura local de Podemos; se eligió al secretario, Jesús Montero, y se inició el proceso de convergencia que creó Ahora Madrid junto a Ganemos, un sector de Izquierda Unida y Equo. En marzo se puso Manuela Carmena al frente, pese a sus reticencias iniciales, se elaboró la lista mediante primarias, y se concurrió a las elecciones de mayo a hombros de un movimiento social sin precedentes que estuvo en un tris de enterrar al PP de Esperanza Aguirre.

Carmena fue investida alcaldesa, y confeccionó un gobierno en el que equilibró el reparto de poder entre las distintas sensibilidades políticas. A partir de su investidura, Ahora Madrid prácticamente desapareció como partido: su estructura orgánica, negociaciones y equilibrios de poder se trasladaron al grupo municipal, y la marca quedó reducida al trabajo de activistas en redes sociales.

Pero el debate sobre su presente y futuro nunca se apagó; al contrario, se ha ido incendiando ante el desencuentro entre los partidarios de desplegar Ahora Madrid como partido al uso, con estructura, y los que abogan por dejarla hibernada para no competir con las formaciones que la integran.

“Arriesgar el prestigio”

Cuando se creó Ahora Madrid, Podemos acababa de nacer en Madrid y había apostado por no concurrir a las elecciones municipales con su marca. Su secretario general, Pablo Iglesias, optó por no “arriesgar el prestigio” del partido desarrollando a toda prisa una estructura en cada ciudad. Pero Montero quiere seguir apostando por una “candidatura ciudadana” como Ahora Madrid en vez de por desarrollar Podemos como partido local porque “deben ser los vecinos los que entren en el Ayuntamiento”. De hecho, en 2019 quiere presentarse con esa marca en vez de Podemos.

¿Y entre tanto? “Ahora Madrid no existe como partido ni estaba previsto que lo hiciera”, dice. Antes de las elecciones, se eligió inscribirlo en el registro del Ministerio de Interior por razones operativas, y se acordó que se constituyera como partido al año. En breve se informará a Interior de que, transcurrido ese plazo, se retrasa un año más su constitución. La idea es ir “ganando tiempo” hasta 2019. “Queremos mantener Ahora Madrid durmiente, no buscamos crear otro partido, para eso ya están Podemos, IU y Equo”, añade Montero.

Hace dos años, Izquierda Unida estaba partida en dos y a punto de implosionar; ahora confía en reconstituirse en primavera. Hace dos años, Ganemos era una fuerza en alza; ahora está circunscrita al ámbito del Patio Maravillas y de la librería Traficantes de Sueños. Así que Podemos, mucho más asentado que hace dos años, aspira a liderar Ahora Madrid, manteniendo conversaciones bilaterales o multilaterales con el resto de partidos, movimientos sociales e independientes, pero desde una posición de primus inter pares. Y, remarcan, al ritmo del cambio que lidera Carmena.

“Sin Podemos no hay Ahora Madrid, habría habido Ganemos. Ahora Madrid existe porque existe Podemos”, afirma Montero. “Podemos es la parte que impulsa, y por tanto la que debe decidir qué impulso se le va a dar”, asegura. “Vamos a construir nuestro modelo para organizar Ahora Madrid y luego hablaremos con ellos. Pero dentro de cuatro años queremos presentarnos como Ahora Madrid y no Podemos. Nuestra concepción del municipalismo se fundamenta en candidaturas ciudadanas, no en partidos”, zanja.

“Manda Carmena”

La formación fue inscrita por seis personas anónimas: tres de Podemos, una de Equo, una de IU y otra de Ganemos. Antes de las elecciones municipales, mandaba una Mesa de Coordinación. “Ahora mandan los ciudadanos a través de Carmena y dirige la junta de gobierno”, asegura Montero.

Por ello, aspira a “repensar” esa Mesa de Coordinación, reduciéndola en número y afinando sus funciones. Todo esto se discutirá en la próxima Asamblea Ciudadana de Podemos. Si el PSOE decide finalmente entrar en el gobierno municipal, se convocaría una consulta en el ámbito de Ahora Madrid para decidir al respecto, en la que se refrendaría además el futuro de la formación.

¿Entrará el PSOE en el gobierno? “Estamos bien como estamos, a ver si va a ser peor o vamos a ir demasiado deprisa, hay que ir con prudencia”, respondió Carmena hace dos semanas, cuando se le planteó la cuestión. “Estoy muy interesada por saber qué pasa en Barcelona”, añadió, donde “está a punto de cerrarse un pacto” entre Ada Colau (que dirige una confluencia de izquierda similar a Ahora Madrid) y los socialistas catalanes. El PSOE madrileño sí quiere entrar en el gobierno de Carmena, pero queda por saber si los socialistas cerrarán un pacto a nivel estatal con Podemos.

La entrada del PSOE cambiaría los equilibrios

El PSOE quiere entrar en el gobierno municipal. Quería el anterior portavoz, Antonio Miguel Carmona, y su secretario general, Pedro Sánchez, no le dejó. Y quiere la actual portavoz, Purificación Causapié, apoyada por Sánchez tras apartar a Carmona en agosto.

La dirección de Podemos lo ve viable y “deseable si apuntala el gobierno del cambio”. “Aumentaría la pluralidad”, añade su líder municipal, Jesús Montero, que añade que el último trimestre del año será clave.

Pero también obligaría a un reequilibrio interno de poder. La dirección de Podemos ve factible que el PSOE (nueve concejales, frente a los 20 de Ahora Madrid) se haga con ocho presidencias de distrito (hay 21). Pero quiere que la primera teniente de alcalde siga siendo Marta Higueras, sin filiación política, que lleva también Derechos Sociales. Y no cederá Urbanismo, que controla junto a Seguridad y la portavocía. Hacienda es de Izquierda Unida y Medio Ambiente es de Equo.

Más información