Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Inspirados en Roma

‘Index Roma’ reúne el trabajo de 13 artistas realizado tras un año de residencia en la capital italiana

Una de las obras de la exposición 'Index Roma'.

Tras el número 13 de la madrileña calle de Alcalá se esconden pedazos de Roma en forma de obras de arte y proyectos. Index Roma es más que una exposición; se trata de un muestrario de instalaciones producidas a partir de los trabajos de 13 artistas e investigadores que se pasaron un año de residencia en la Academia de España en Roma. El resultado de esos meses en Italia se puede visitar ahora en la Real Academia de San Fernando de Madrid.

El conjunto de obras y proyectos presentados es un viaje por los meses que el grupo pasó en la Academia, esa universidad de artistas. Esta institución, de tradición clásica, apuesta por lo contemporáneo. “Cuando vas a un museo lo que ves son obras de pintores, escultores, grabadores… Sin embargo, aquí hay también arquitectos, músicos, escritores, dibujantes de cómics…”, comenta Javier Duero, comisario de la exposición, que estará Madrid hasta el 17 de abril.

El concepto central y la inspiración de todos los trabajos es la ciudad de Roma. Ese es uno de los pocos aspectos que no ha cambiado en los más de dos siglos de becas para artistas españoles. Mientras la Academia de España en Roma fue fundada en 1873, las primeras becas datan de 1758. Aunque el programa sea centenario, este es el primer año en el que los 13 artistas seleccionados reciben una dotación que les permite producir su proyecto. El valor solicitado puede llegar hasta los 20.000 euros. “Ya no son las típicas becas de antes. Ahora los artistas van con un encargo y una misión muy concreta que deben realizar durante el tiempo de su estancia, que va de seis a nueve meses”, explica Duero.

Para Jesús Donaire, doctor arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid y becario de arquitectura en la Academia, aparte de la ayuda para desarrollar su investigación en Roma, lo más importante fue poder vivir allí durante seis meses al lado de personas de perfiles tan variados: “En un paseo por Roma, uno aprende mucho más que leyéndose cuatro libros”, bromea. Su trabajo se centró en la transformación del concepto de fachada entre el periodo del Renacimiento y el Barroco, basándose en las obras del arquitecto del siglo XVI Francesco Borromini. “El resultado final de la experiencia es una especie de manifiesto que no pretende en ningún caso competir con las obras artísticas”, resume.

Cada uno de los trabajos expuestas busca construir un puente entre Roma y Madrid. De hecho, Almudena Lobera, de 32 años, hace exactamente eso en su obra Más allá de la cuadrícula, más allá del cristal. En ella, la artista utiliza la ventana de su estudio en la Academia trayendo a los visitantes la vista que tenía de la capital italiana realizando una mezcla de fotografía y pintura.

Por su parte, Antoni Abad, de 60 años, presenta un vídeo de net.art (obras que utilizan la Red como soporte): blind.wiki es una aplicación de guiado en la que los invidentes registran con su smartphones audios geolocalizados de sus experiencias cotidianas en la ciudad eterna.

Para Duero, reunir artistas de distintas disciplinas y edades es exactamente el propósito de la institución. “Eso es lo que hace que Index Roma sea única. No solo representa la producción artística contemporánea sino que, en general, resume el momento creativo que se vive en España”.