Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las reservas de agua de Madrid terminan el invierno por debajo de la media de la última década

Las lluvias de los últimos meses no consiguen compensar un otoño muy seco

Embalse de Santillana, en Manzanares el Real (Madrid).

Tras un otoño muy seco, las lluvias del final del invierno no han permitido a los pantanos de la Comunidad de Madrid recuperar los niveles de los últimos años. Así, las reservas de agua de la región comienzan la primavera al 74,89% de su capacidad, lo que significa casi 12 puntos por debajo del año pasado (86,38%), siete por debajo de la media del último lustro (81%) y ligeramente por debajo de la media de la última década (75,5%). El Canal de Isabel II asegura que los niveles están, en todo caso, dentro de lo normal.

Las cifras del Canal de Isabel II (708 hectómetros cúbicos de reserva el pasado 23 de marzo) y las que ofrece el Boletín Hidrológico del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (700 dos días antes) difieren ligeramente, pero los porcentajes de reservas apenas varían unas décimas (para el gráfico, hemos tomado los datos ministeriales para ofrecer una progresión homogénea).

Lo que no varía un ápice ni con unos ni con otros es la lectura de los datos que hace el Canal de Isabel II, organismo responsable del abastecimiento de agua en la Comunidad de Madrid. “Preocupación no tenemos ninguna”, asegura Belén Benito, directora de Operaciones del Canal. “Es cierto que desde 2006 solo ha habido tres años en que las reservas han estado en estas fechas por debajo de lo que están ahora, pero las cifras están dentro de lo normal”, añade. Aunque admite que las aportaciones de febrero (el agua que llega a los pantanos por el curso del río más lo que cae en forma de lluvia) ha estado un 37% por debajo de la media de los últimos 20 años: 200 hectómetros frente a 327.

El puente reaparecido

Y lo cierto es que este año hidrológico (que arrancó el pasado mes de octubre) ya ha dado señales de una inusual sequedad. El pasado noviembre, por ejemplo, el nivel del agua del pantano de Valmayor —el segundo más grande de la Comunidad de Madrid, entre los términos municipales de Valdemorillo, El Escorial, Colmenarejo y Galapagar— había bajado tanto que reapareció el puente del Tercio, construido en el siglo XVIII y que, en nuestros días, suele permanecer sumergido.

Esa fue la culminación de un otoño muy seco que dejó los pantanos de Madrid con unas reservas de 550 hectómetros cúbicos, es decir, a un 58% de su capacidad. Pero las lluvias por fin aparecieron en invierno sobre todo, al final, con lo que ganaron en los últimos 80 días más de 150 hectómetros cúbicos. Sin embargo, aún tendrían que recuperar entre 80 y 100 hectómetros más para acercarse a los niveles medios del mes de mayo, el momento en el que las reservas madrileñas empiezan a decrecer con la llegada del calor. Lo que ocurra en los próximos meses, y más allá de los próximos días que parece que no va a llover, es todavía un misterio, insiste Benito.

Una segunda torre para Valmayor

El Canal de Isabel II ya tiene todo listo para la construcción en embalse de Valmayor, en Valdemorillo, de una segunda torre de toma de 25 metros de altura, un diámetro exterior de cinco, costará 15 millones de euros y se empezará a construir en algún momento de este año; sus responsables no especifican exactamente cuándo será. Las torres de toma son las que permiten extraer el agua del pantano para distribuirla a las plantas potabilizadoras y, de ahí, a los grifos de las casas.

Fuentes de la empresa Canal de Isabel II Gestión declaran que servirán, entre otras, para poder hacer labores de mantenimiento de la toma existente sin que cese la distribución de agua, y utilizar el nuevo caudal obtenido, sumado al existente de la otra toma, para producir energía en la minicentral hidroeléctrica que la empresa madrileña de aguas está construyendo junto al pantano. La central, que costará otros 6,6 millones de euros, tendrá una potencia de 800 kilovatios.