Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy y Puigdemont ceden el protagonismo a las víctimas

Los dos presidentes coinciden por primera vez, pero no se reúnen. La asociación de afectados pide mejoras en la seguridad para evitar "accidentes de esta índole"

Homenaje a las victimas del accidente de Germanwings, presidido por los presidentes Rajoy y Puigdemont. M. M / ATLAS

La mujer, una de sus hijas y una nieta de Juan Pardo fallecieron el 24 de marzo de 2015. Viajaban en el vuelo 9525 desde el aeropuerto de El Prat (Barcelona) hasta Düsseldorf (Alemania). El copiloto Andreas Lubitz estrelló deliberadamente el avión contra los Alpes. Murieron 144 pasajeros, cuatro miembros de la tripulación, un piloto y el propio Lubitz. Pardo perdió en los Alpes a tres de sus seres más queridos.

Ajeno a todas las discusiones políticas, Pardo ha participado este miércoles en el homenaje que se ha celebrado en la terminal 2 del aeropuerto de Barcelona un día antes de que se cumpla el primer aniversario de la tragedia. “Ahora nos iremos muchos hasta los Alpes. Mañana quiero subir al lugar donde murieron mis seres queridos, necesito llegar allí y pasar página”, ha asegurado mientras carga una pequeña mochila con su equipaje.

El acto también ha servido para ver juntos por primera vez al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el president, Carles Puigdemont, que ni siquiera habían hablado por teléfono desde que el segundo llegó a la Generalitat. El encuentro ha tenido lugar en una sala del aeropuerto y, según fuentes presenciales, “ha sido cordial, sin más”. Después del homenaje cada uno se ha ido por su lado. Es decir, no se han reunido.

Poco antes de las diez de la mañana, la comitiva institucional, acompañada de varios centenares de familiares de víctimas, ha llegado al lugar del homenaje, ante la terminal T2 del aeropuerto barcelonés, frente al mural de Joan Miró. Al acto han acudido también la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, así como una amplia representación de líderes políticos.

Para Eduardo Ruiz también ha sido un año muy duro: perdió a su hijo en el accidente. Era el director general de una empresa de plásticos. Ruiz y Silvia Chaves son las cabezas visibles de la asociación de víctimas que constituyeron el pasado verano. “Nuestro trabajo está claro, tenemos que presionar para que se modifiquen las leyes y tengamos sistemas de seguridad suficientes para controlar a los pilotos y sus partes médicos. No le puede volver a pasar a nadie lo mismo que sucedió a nuestros seres queridos”, ha asegurado Chaves. La presidenta de la asociación se quedó viuda en la tragedia. “No le llaméis accidente porque no lo es”, ha dicho. Desde la asociación no quieren hablar de las indemnizaciones. “Algunas familias han pasado página aceptando lo que ofrecía la compañía y otras no”, ha recordado Ruiz.

Los presidentes Rajoy y Puigdemont han cedido el protagonismo a las víctimas del Germanwings, y también han lamentado el atentado de ayer martes en Bruselas.  “Es duro buscar consuelo en medio del terrible vacío, pero queremos estar con ustedes y que nos sientan a su lado”, ha añadido Rajoy. Tras recordar lo sucedido hace un año también ha asegurado: “La seguridad aeronáutica debe ser una de nuestras prioridades”. Después, ha manifestado sentirse "orgulloso" de la colaboración entre países y de la colaboración entre "el Gobierno de España y la Generalitat”, en un momento en que las relaciones entre ambas instituciones están rotas. Estos días el consejero de Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva, criticó que el presidente del Gobierno en funciones no se hubiese puesto en contacto con Puigdemont tras el accidente de Freginals (Tarragona).

Por su lado, Puigdemont ha asegurado que “en los peores momento de un país siempre sale lo mejor de sus ciudadanos. Lo vimos en la tragedia de Germanwings y lo hemos visto esta semana en Freginals y en Bruselas”. El president de la Generalitat ha recogido el guante lanzado por las víctimas y ha asegurado que “debemos hacer cambios legislativos para que algo así no vuelva a pasar”.

El acto en homenaje a las victimas del vuelo de Germanwings ha concluido con ofrendas florales. Después, Juan Pardo ha recogido su mochila. Mañana caminará hasta el lugar del accidente. E intentará pasar página.