Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrels impulsa un recuento de ‘sin techo’ en toda Cataluña

Lleida y Barcelona serán los dos primeros municipios en realizar los censos

Un sin techo durmiendo en un banco de Barcelona.
Un sin techo durmiendo en un banco de Barcelona.

Varios municipios catalanes quieren hacer conteos propios para identificar cuántas personas sin techo viven en sus calles, un dato aún desconocido y sin el que es imposible desarrollar una política pública seria en Cataluña sobre este tema. La primera ciudad en hacerlo será Lleida, el 19 de abril, y después lo hará Barcelona, el 18 de mayo. Se espera que la iniciativa se extienda a Girona, Tarragona y Badalona. Arrels Fundació, que ya realiza un censo anual en la capital, está dispuesta a prestar su conocimiento a las ciudades que quieran participar.

La ONG que trabaja con personas sin techo ha decidido así dar un paso más ante la lentitud de la Generalitat para ejecutar un gran conteo a escala catalana. Hace casi un año que el Parlament, a instancias de Iniciativa, aprobó una moción para que se realizara dicho censo, teniendo en cuenta a las entidades sociales. La Generalitat se puso a trabajar en un informe para evaluar las condiciones de infravivienda en Cataluña y que contendría un apartado especial sobre los sin techo. Los resultados, sin embargo, aún no se conocen y, al menos Arrels, no ha participado en ningún trabajo, se queja Ferran Busquets, el director de la entidad.

Atención a casi 1.800 personas

La Fundació Arrels atendió el año pasado a 1.798 personas, 760 de ellas por primera vez, de acuerdo con la memoria de gestión de la entidad. Se trata de un 12% más que en el año pasado, aunque si la comparación se hace con 2011 el porcentaje de aumento es del 61%. En 2015 se hicieron visitas individuales a 550 personas sin hogar que viven en la calle. Solo un tercio del presupuesto de la entidad viene de subvenciones públicas. Arrels es una de las víctimas de la casilla del 0,7% del IRPF. 323 personas recibieron algún tipo de alojamiento gracias a la entidad y se sirvieron casi 87.500 raciones de comida.

“Hay que perderle el miedo a las cifras, son el principio para poder atacar el problema”, defiende Busquets, que pone a disposición de los municipios que lo deseen el conocimiento de la fundación que preside. Uno de los problemas es que la presencia sobre el terreno de entidades que trabajan con personas sin hogar es muy desigual y sin tener un apoyo local es difícil desplegar el conteo. “En Tarragona, por ejemplo, se tiene que partir desde cero", lamenta el director de Arrels. La idea es que se utilice una metodología común que permita tener una visión global de lo que sucede en Cataluña.

Barcelona hace su conteo desde 2008, el mismo año en que Lleida también tuvo su última experiencia similar. El censo que organiza la Paería, en colaboración con Arrels y la Universidad de Lleida, contará con la visita de un observador internacional, Mark McPherson, director de estrategia e innovación de Homeless Link, una plataforma inglesa que agrupa a entidades que trabajan con las personas en situación de calle.

El año pasado, el conteo de Arrels arrojó un total de 892 personas durmiendo en la calle en la capital catalana, la mayoría en los distritos de Ciutat Vella, Eixample y Sants Montjuïc. La Red de Atención a Personas sin hogar (XAPSLL) también hará su propio conteo, que no hace desde 2011.