Selecciona Edición
Iniciar sesión

Maestre no dimite y Carmena cree que su condena limita la libertad de expresión

La alcaldesa asegura que la portavoz del Ayuntamiento de Madrid no ha incumplido el código ético que firmaron los ediles antes de las elecciones municipales

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre. FOTO: KIKE PARA | VÍDEO: ATLAS

Flanqueada por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, y por 13 concejales de Ahora Madrid, la portavoz municipal, Rita Maestre, ha anunciado esta tarde en rueda de prensa que no dimitirá de su puesto ni entregará el acta de concejal tras la sentencia conocida esta mañana que le condena a pagar 4.320 euros por ofensas a sentimientos religiosos por participar en una protesta en 2011 en la capilla de la Universidad Complutense. "Defiendo que la protesta pacífica es una forma de reivindicar cambios en la sociedad. Entiendo que esto no afecta ni interviene en mi labor como portavoz del Ayuntamiento de Madrid, y por tanto no voy a modificar mi posición", ha señalado Maestre.

Ha tomado la palabra a continuación Carmena, que ha respondido a la mayoría de preguntas de los periodistas, dando la cara por "una concejal extraordinaria" y una “amiga” a la que quiere "mucho", incluso cuando las preguntas iban dirigidas directamente a Maestre. “Es un día triste porque, naturalmente, sin perjuicio de que como alcaldesa debo tener mucho tiento y cuidado por manifestar la independencia del poder judicial, es importante hacer constar esa sensación de que la libertad de expresión, en este momento y tal y como se deduce de la sentencia, ha tenido una interpretación subjetivo, restrictiva. En la sentencia se habla de que es un acto de protesta, que es una de las expresiones más claras de la libertad de expresión. Pero sobre todo lo que me importa destacar es que la sentencia no es firme y por tanto no es ejecutiva y la representación letrada la va a recurrir”, ha explicado Carmena.

"Como católico, no me ha supuesto ningún agravio"

Los concejales de Ahora Madrid se comprometieron antes de las elecciones municipales del pasado mes de mayo a presentar "la renuncia inmediata de todos sus cargos ante la imputación por la judicatura de delitos relacionados con corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, cohecho, malversación y apropiación de fondos públicos, bien sea por interés propio o para favorecer a terceras personas. Así como también en casos de acusación judicial por delitos de racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia u otros delitos contra los Derechos Humanos o los derechos de las personas trabajadoras".

Ahora Madrid ha difundido esta tarde un comunicado en el que da su "apoyo" a Maestre "y defiende que "la libertad de expresión y el derecho a la protesta pacífica son pilares fundamentales de las sociedades democráticas". Sobre el código ético, asegura que "se pensó para velar por un buen desempeño de la función pública y que no existan incompatibilidades insalvables como las que se pueden observar en otras formaciones, en la llamada vieja política. Bien al contrario, creemos que el desempeño de Rita Maestre como servidora pública es impecable y eficaz; y que su propio pasado como defensora de Derechos Humanos, contribuye a que la función pública sea desarrollada en un marco de responsabilidad y cercanía a la ciudadanía histórico en nuestra ciudad".

A este respecto, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha explicado después: "Cuando se acepta ese código ético ya sabemos y todos somos conscientes de que había una imputación por un acto de protesta contra Rita Maestre. Cuando se constituye la candidatura ya se conoce ese dato, y se valora y se entiende que no afecta para nada a ese código ético". Carmena considera que "no hay ningún apartado en ese reglamento que haga referencia a lo que aquí nos afecta, porque en la sentencia no se habla para nada de que haya habido vulneración de la libertad religiosa, que sí podía ser un delito contra los Derechos Humanos, sino de una ofensa a los sentimientos religiosos de determinadas personas". 

Carmena ha recordado "unas declaraciones muy claras" del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, "que entendía que como representante en España de la Iglesia católica no sentía que hubiera habido ningún tipo de ofensa a los sentimientos de la Iglesia católica como tal". Ha intervenido entonces el concejal de Seguridad, Javier Barbero, "católico practicante", para decir: "Los hechos referidos de ninguna de las maneras me ha supuesto ningún agravio ni perjuicio, y así me lo han transmitido muchos otros católicos". 

"Estamos en una situación análoga a la que estábamos hace unas semanas: la sentencia no es firme y se a recurrir", ha añadido la alcaldesa. Preguntada por lo que ocurrirá si la Audiencia Provincial confirma la condena, Carmena ha respondido: "Cuando suceda eso, si sucede, porque yo tengo mucha esperanza y criterio jurídico de que no va a pasar, pues ya veremos". A ese respecto, ha añadido: "No corresponde a la alcaldesa hacer crítica a las sentencias, pero me preocupa que estemos viviendo un momento de involución de la libertad de expresión; no hay país que se pueda desarrollar si no tienen una buena libertad de expresión porque es el aire de la democracia".

Tanto la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, como Ahora Madrid y Podemos, los dos partidos de lo que forma parte Maestre, le habían pedido que no dimitiera y le habían trasmitido todo su apoyo antes del anuncio de la portavoz de que seguirá en su puesto.Según Carmena, los concejales de Ahora Madrid "están todos con Maestre", y con el objetivo de "conseguir que la libertad de expresión permita que haya actos de protesta, y dar respuesta a esta limitación de la libertad de expresión". La comparecencia se ha cerrado con un aplauso de todos los concejales y la alcaldesa.

En el Ayuntamiento están convencidos de que la sentencia de la juez Esther Arranz Cuesta no solo es recurrible (sus abogados ya han anunciado recurso ante la Audiencia Provincial), sino que tiene margen suficiente, a partir de sus argumentos jurídicos, como para que Maestre sea absuelta en segunda instancia.

El PP pide que dimita "hoy mismo"

Pero hasta que ese recurso se resuelva, Maestre quedará expuesta a las cargas de la oposición, máxime cuando su puesto le requiere comparecer ante la prensa cada semana. Rita Maestre pertenece a Ahora Madrid, la formación que gobierna el Ayuntamiento, y al Consejo Ciudadano de Podemos en la capital. Además, es un miembro de ese partido con especial relevancia a nivel nacional tanto por su proyección interna como por su cargo institucional junto a Carmena. En la dirección municipal de Podemos también lo tenían claro: recurrir y no dimitir.

Ahora Madrid gobierna (tiene 20 concejales) gracias al respaldo del Partido Socialista (nueve ediles); su portavoz, Purificación Causapié, que tiene una excelente relación con Carmena, ha emitido un comunicado tras conocer la decisión de Maestre para mostrar "su respeto". “Es ella quien debe decidir su futuro inmediato y en su mano está adoptar cualquier decisión en los próximos momentos”, ha añadido. Causapié cree que la sentencia tiene “aspectos controvertidos” y concluye: "No es firme, y por tanto, dejemos que el proceso siga su curso”.

El Partido Popular (21 concejales), por boca del concejal Percival Manglano, sí ha exigido su dimisión “hoy mismo”. “Rita Maestre ha sido condenada por un delito contra los sentimientos religiosos, es decir, un delito contra los derechos humanos. El tribunal la considera culpable de aquello que se le acusaba, culpable de cometer un delito", ha señalado Manglano, según informa EP.

Borox como "inspiración"

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís (siete ediles), ha apostado también por la dimisión de Maestre "como ejemplo de coherencia política", aludiendo, como ha hecho también el PP, al código de conducta interno de Ahora Madrid. Villacís ha puesto "como ejemplo de coherencia" la dimisión ayer de la diputada regional de Ciudadanos Eva Borox, que espera que "inspire" a Maestre.

Borox, hasta ayer numero tres de Ciudadanos en la Asamblea regional, entregó su acta de diputada "para no perjudicar a su partido" varios días después de que trascendiese que la justicia investiga si el cerebro empresarial de la Operación Púnica de corrupción política, David Marjaliza, le pagó varios viajes a cambio de favores cuando era concejal del PSOE en Valdemoro, entre 1998 y 2003. Borox formó parte del PSOE de Valdemoro hasta 2007, fecha en la que fue expulsada tras ser acusada de haber afiliado a amigos y familiares del PP en la agrupación socialista del pueblo.

Rita Maestre no ha sido condenada por corrupción sino por protestar contra la ubicación de una capilla católica dentro del recinto de una universidad pública. Lo hizo en marzo de 2011, cuando tenía 22 años y no era concejal. Durante el juicio defendió que fue "una protesta pacífica pero pidió disculpas a los católicos por lo ocurrido El propio de Madrid, Carlos Osoro, disculpó hace un mes Maestre, porque "a una edad" se hacen cosas que después se ve que "no debieran hacerse así".

La presidenta regional, Cristina Cifuentes (Partido Popular), ha puesto la presión sobre el partido de Maestre: "Si hay una condena de un concejal o concejala yo que creo que es algo que indudablemente tiene que tener una respuesta política por parte de Podemos". "Durante mucho decir a los líderes de Podemos, al señor Pablo Iglesias y al señor Juan Carlos Monedero, que en política la palabra perdón solo se conjuga de una manera que es dimitiendo", ha añadido. Cabe recordar que Esperanza Aguirre dimitió en febrero como presidenta del PP madrileño (que ahora lidera Cifuentes) tras reconocer su responsabilidad política en varios casos de corrupción; sin embargo, Aguirre no ha entregado su acta de concejal y sigue siendo portavoz municipal del PP.

Más información