Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los legionarios enfrentan a L’Hospitalet con el Obispado

La alcaldesa Núria Marín pide al arzobispo que castigue al sacerdote que invita desfilar a la hermandad de legionarios

Legionarios ensayando desfiles en Sant Andreu

La alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat, Nuria Marín, mantuvo ayer una conversación telefónica con el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, en la que pidió al líder religioso que tome medidas urgentes contra el párroco de la iglesia de la Inmaculada Concepción. Se trata del sacerdote Custodio Ballester, el mismo que se manifestará el próximo Jueves Santo por las calles del barrio de Sanfeliú de l’Hospitalet de Llobregat junto con la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona. Si nadie lo impide, será la tercera ocasión que el religioso consigue que esta asociación paramilitar desfile en la ciudad.

Ballester invitó en 2014 a los legionarios a la procesión que le había autorizado el propio consistorio. Lo que en un principio era una manifestación de carácter religioso, acabó siendo un acto que mezcló religión con consignas y gritos militares e himnos franquistas. El consistorio tomó nota y no volvió a autorizar la procesión. Fue entonces cuando el Viernes Santo del pasado 2015 unos vecinos anunciaron a las autoridades la convocatoria de una manifestación. Tras la pancarta que abría la manifestación y rezaba: “Libres para manifestar nuestra fe” desfilaron en formato procesión los legionarios de Barcelona. Varias formaciones políticas de la ciudad presentaron entonces una moción en el Ayuntamiento donde se exigía explicaciones al obispo Martínez Sistach. Marín se quejó pero Sistach mantuvo a Ballester en la parroquia de la ciudad. Los seguidores de Ballester y los legionarios volvieron a manifestarse el pasado julio en la ciudad y la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios han anunciado que volverán a desfilar el próximo jueves en una manifestación convocada por la plataforma maslibres.org.

Ante tal anuncio, Marín llamó ayer al actual arzobispo, Juan José Omella, pidiéndoles responsabilidades por el desfile de la asociación paramilitar. La socialista se quejó ante el líder católico denunciando que uno de sus sacerdotes es el instigador de esta procesión encubierta donde se mezcla religión con armamento que no saben si es “real, simulado o descargado”. La socialista también quiso también denunciar a Omella las consignas y proclamas preconstitucionales que se realizan en estos desfiles.

Desde el Ayuntamiento de l’Hospitalet de Llobregat desconocen qué tipo de acciones emprenderá el obispado respecto a Ballester. Esta mañana no tenían conocimiento oficial de la celebración de una manifestación en Jueves Santo por lo que un portavoz ha asegurado que si los legionarios desfilan serán sancionados.

Custodio Ballester, esta semana, dejaba claro que es una plataforma la que ha convocado la marcha donde actuarán los legionarios. El sacerdote siempre asegura que el Ayuntamiento de l’Hospitalet lleva ya mucho tiempo “pidiendo mi cabeza, porque no le gusta que desfile la legión. El consistorio actúa con un comportamiento caciquil”.