Selecciona Edición
Iniciar sesión

Expediente al médico que tachó a las chicas de discoteca de “guarras”

El dermatólogo, que ya ha sido apartado, pide disculpas por sus comentarios en una clase de MIR

Algunas de las imágenes que se pasaban en clase.

El dermatólogo que en una clase de Medicina para el MIR llamó "rancias" o "guarras" a las chicas que van a las discotecas para comparar su función con las glándulas ha pedido este jueves disculpas públicas, aunque el Colegio de Médicos de Barcelona le ha abierto un expediente reservado. El doctor, que ya había sido apartado del centro privado CTO en el que impartía clases de MIR, comparó la función de determinadas glándulas con las chicas que van a las discotecas, las que van a ligar son "guarras" y las que van a bailar son "rancias". El profesor ha pedido al Colegio de Médicos que le ayude a transmitir sus disculpas.

Según el Colegio de Médicos de Barcelona, "de forma voluntaria y por iniciativa propia", el médico responsable de los comentarios mencionados, colegiado de esta Corporación Profesional, "se ha puesto en contacto con el colegio manifestando su arrepentimiento y consternación por lo que considera a todas luces un error lamentable que está totalmente alejado de sus valores, pensamiento y forma de actuar". "Ha pedido al Colegio que le ayude a hacer llegar a todos sus disculpas", agrega el comunicado enviado por el Colegio Oficial de Médicos.

Pese a este arrepentimiento y disculpas y "de forma preventiva, el colegio profesional ha iniciado un expediente reservado sobre el particular, teniendo muy en cuenta su arrepentimiento espontáneo y su voluntad explícita de reparar, en la medida de lo posible, el daño causado". El Colegio de Médicos ha aprovechado para "reiterar la posición firme y decidida del combate por el respeto y trato digno a todos en el marco de la actuación" de sus profesionales.

Apartado por el centro en el que impartía clases

Antes de que pidiese disculpas y de que el Colegio de Médicos le abriese expediente, el dermatólogo ya había sido apartado de la docencia por el centro CTO de la capital catalana en la que impartía clases a estudiantes del MIR. En un comunicado, la empresa anunció que apartaba al profesor de dermatología porque, "presuntamente, ofendió a unas alumnas en una clase".

"Desde el primer momento, desde Grupo CTO se han estudiado todos los hechos ocurridos, se han escuchado las versiones de los alumnos, solicitando incluso al profesor implicado su correspondiente versión. Todo ello ha motivado la toma de decisión de apartar cautelarmente al profesor que impartió la clase", añadió la academia.

La presidenta de Grupo CTO, Pilar Díaz, afirmó "repudiar cualquier tipo de acto de estas características, bien sea machista u ofensivo", por lo que asegura que ha trabajado "directamente sobre este tema en primera persona". Díaz se definió, además, como "una ardua defensora de la igualdad, tanto a nivel familiar como laboral", algo por lo que lleva luchando toda su vida y en lo que cree "fervientemente".

Los alumnos que asistieron a la clase del pasado 10 de marzo, califican la comparación que utilizó el profesor fue "extremadamente machista e intolerable". Según estos estudiantes, el contexto era "brindar normas mnemotécnicas a los alumnos para aprender conceptos sobre las glándulas, la psoriasis y el liquen", pero consideraron que los ejemplos puestos por el profesor eran "inaceptables, degradantes, humillantes y denigrantes". Una veintena de personas —hombres y mujeres— abandonaron el aula "ante las vejaciones y la impotencia" que sentían y tras expresar su disconformidad. Después, aseguran se les acusó de ser "sensiblonas y exageradas".

Los alumnos también han denunciado que el mismo profesor creó otra mnemotecnia para recordar las características del liquen y de la psoriasis, acompañándolo de imágenes de un señor del siglo XIX y de Miley Cyrus. Refiriéndose al liquen como hombre ordenado, lo que lo hace bien, correcto y más productivo, y a la psoriasis como mujer loca, "alocada", descontrolada. Según los alumnos, al día siguiente la academia se puso en contacto con una de las alumnas reclamantes para expresar su disconformidad y el profesor, del que piden que no se haga público su nombre, habló con esta denunciante para pedirle disculpas.

Más información