Selecciona Edición
Iniciar sesión

La bandera de la UE, a media asta en Ayuntamientos por los refugiados

Castellón, Elche o San Vicente del Raspeig protestan por el acuerdo para deportar sirios a Turquia

Bandera a media asta en el Ayuntamiento de Castellón.

Varios municipios valencianos, como Castellón, Elche o San Vicente del Raspeig (Alicante) han decidido manifestar su malestar con el proyecto de la UE para deportar a Turquía a los refugiados descolgando la bandera comunitaria de sus edificios o dejándola a media asta.

En Castellón, alrededor de 200 personas mostraron su rechazo al acuerdo para expulsar a refugiados sirios, en una concentración convocada por los principales sindicatos. La protesta fue apoyada por multitud de organizaciones y contó también con el respaldo oficial del Consistorio, que hizo ondear la bandera europea durante todo el día a media asta en señal de duelo.

De hecho, el Ayuntamiento decidió apoyar institucionalmente la concentración en apoyo a los refugiados dentro del marco del Pacta del Grau, mediante el que la socialista Amparo Marco accedió a la alcaldía, compartiendo gobierno con Compromís y contando con el apoyo puntual de Castelló en Moviment, la marca local de Podemos.

La bandera de la Unión Europea ondeó a media asta el miércoles en el Consistorio castellonense y en los próximos días está previsto instalar en el edificio una pancarta con el lema Refugees welcome como señal de compromiso con los peticionarios de asilo. Castellón se declaró el año pasado como ciudad refugio para acoger a familias desplazadas, como así lo hicieron multitud de municipios de la Comunidad Valenciana.

En concreto, los municipios que han pedido ser lugares de acogida, han elaborado ya a petición de la Generalitat un listado de recursos disponibles para el momento en que los refugiados puedan llegar a sus localidades. Más allá, ante la parálisis burocrática, las asociaciones de ayuda a los refugiados están realizando acciones solidarias de recogida de material sanitario, así como ropa u otros bienes que puedan ser de utilidad, para enviarlas bien a los campos de refugiados bien a las poblaciones de Siria donde todavía el acceso es posible para las organizaciones humanitarias.

En este sentido, la Diputación de Castellón, gobernada por el Partido Popular, también se sumó a las reivindicaciones y anunció precisamente ayer la creación de la Mesa de Apoyo a Refugiados en Castellón, en colaboración con la Cruz Roja, aunque están invitadas a participar las instituciones, entidades y ONG de la provincia.

A través de esta mesa, la institución provincial pretende canalizar la ayuda financiera y logística a los municipios de menos de 10.000 habitantes que han expresado su voluntad de ser municipios refugio. Se trata de un intento de agilizar la llegada, pero sobre todo de garantizar la adaptación y consolidación de esta población en los pueblos de interior. La Diputación considera la crisis de los refugiados como una "oportunidad de consolidar la población en el interior".

No obstante, la Diputación quiso puntualizar que se refiere a los refugiados como "aquellas personas que, en busca de asilo, y por decisión expresa de la Comisión Europea y en coordinación asumida por el Gobierno de España y la Generalitat sean determinadas".

Más información