Selecciona Edición
Iniciar sesión

Alfonso Grau a su mujer: “Hay grabaciones que afectan al presidente”

Los investigadores creen que el exvicealcalde se refería a Camps

Camps y Grau cuando eran presidente de la Generalitat y vicealcalde de Valencia.

“Hay muchas más cosas que van a seguir saliendo. Y hay grabaciones que afectan al presidente directamente”, le dijo el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau a su mujer, la exconcejal María José Alcón, en referencia probablemente a Francisco Camps, el 7 de mayo de 2015, en una de las conversaciones grabadas por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

La implicación de Alcón, exconcejal de Cultura, en la presunta trama de corrupción desmantelada en la Operación Taula había sido publicada en prensa. Y la exedil y su marido analizaban el alcance de las pruebas incriminatorias contra Alcón que podía haber en las cintas acumuladas durante años por el ex alto cargo del PP valenciano, Marcos Benavent, que habían sido entregadas meses antes a la fiscalía por la diputada de EU Rosa Pérez Garijo.

Los investigadores creen que Grau se refería a Francisco Camps, a pesar de que este había dejado de ser presidente regional del PP y de la Generalitat en el año 2011. Los dirigentes del PP de la ciudad de Valencia fueron partidarios de Camps en las luchas internas del partido y nunca sintonizaron con su sucesor, Alberto Fabra.

Las grabaciones a las que alude Grau en los pinchazos —y en las que aparece su esposa , Alcón, negociando mordidas— se realizaron en los años 2005, 2006 y 2007, cuando Camps era presidente del Gobierno valenciano y del PP regional.

En la investigación hay indicios de que Camps participó en la trama del 3% vinculada al partido que presuntamente cobró comisiones por la adjudicación de centenares de contratos y destinó parte de las mismas a financiar al partido desde 2003 hasta 2015. Camps lo niega.

Los indicios hacia el expresidente proceden, por una parte, de las declaraciones realizadas ante los investigadores por Marcos Benavent, ex alto cargo de la Diputación de Valencia y miembro confeso de la red, que colabora desde hace meses con la justicia. Benavent es lo más parecido a la figura del arrepentido que han producido las causas judiciales por supuesta corrupción abiertas en la Comunidad Valenciana.

También apunta hacia Camps una de las grabaciones que Benavent realizó en secreto la década pasada, cuando Camps era presidente. En ella, de octubre de 2005, se escucha a Benavent y a otro miembro de la red, Máximo Caturla, responsable de la construcción de colegios a través de la empresa pública Ciegsa, hablar de que tienen que "negociar con Paco". Y ello, dicen, para poder extender su actividad de cobro de comisiones "a las consejerías, secretarios generales, directores generales, gerentes de empresas...”. Y así poder seguir "triunfando".

Las escuchas telefónicas a Alcón refuerzan otras líneas de la investigación que dirige el juez Víctor Gómez. Hablando de Rita Barberá, con quien Grau rompió relaciones por esas fechas tras haber sido su mano derecha, el exvicealcalde dice a su esposa: “Ella sabe que te ha metido a su sobrino hasta en las narices. Ella sabe porque estoy yo en el lío en el que estoy, lo sabe”.

La referencia al sobrino de Barberá está relacionada, presuntamente, con los amaños de contratos que Alcón perpetró supuestamente durante su etapa como concejal de Cultura y que habrían beneficiado a su empresa. El aparente trato de favor está recogido en las conversaciones grabadas por Benavent, integrante confeso de la trama del 3%, que lleva meses colaborando con la justicia. Barberá volvió a rechazar ayer que en su etapa como alcaldesa se amañasen adjudicaciones.

El “lío” que le afectaba al que se refería Grau era el caso Nóos, por el que está siendo juzgado después de que el Tribunal Superior valenciano rehusase imputar a Barberá como le pidió el juez de Palma José Castro. “Le he dicho, alcaldesa: ‘Mira: en esta familia el cupo de sacrificar a inocentes para salvar a responsables ya lo hemos cubierto, ¿vale? Por lo tanto, no me hables a mí de responsabilidad”, le cuenta Grau a su mujer.

Más información