Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El fiscal pide 77 años de prisión para el pederasta de Ciudad Lineal

El Ministerio Público le acusa de tres delitos de agresión sexual, uno de violación, cuatro de detención ilegal y uno de lesiones

Antonio Ortiz, el supuesto pederasta de Ciudad Lineal tras ser detenido.

Un total de 77 años y seis meses de prisión es lo que solicita el fiscal para el supuesto pederasta de Ciudad Lineal (Madrid), Antonio Ortiz, al que considera autor de tres delitos de agresión sexual, uno de violación, cuatro de detención ilegal y otro de lesiones, según informa Efe.

El primer ataque imputado a Ortiz se produjo el 9 de abril de 2014, cuando capturó a una niña en Ciudad Lineal y la retuvo varias horas hasta que la soltó drogada en el barrio de Canillejas. La familia denunció los hechos y se montó un dispositivo de vigilancia entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal. Una mujer vio a la pequeña desorientada a la salida del metro y avisó a los servicios de emergencia.

El segundo ataque se produjo el 17 de junio en la calle de Luis Ruiz, en el barrio de Ascao, cuando una niña de cinco años de origen chino fue raptada por el supuesto pederasta en la puerta de la tienda de alimentación que regentaban sus padres. La niña fue la que sufrió mayores consecuencias físicas, ya que además de darle alguna droga también intentó violarla.

El último caso que se le imputa ocurrió el último fin de semana de agosto de ese mismo año cuando se ganó la confianza de una niña en la zona de Hortaleza y la trasladó a un descampado cercano al final de la calle de Alcalá y próximo al estadio de La Peineta. La niña fue la que aportó mejores y más cantidad de datos, que permitieron su detención en Santander el 24 de septiembre de 2014, acusado de ser el presunto pederasta que había secuestrado y abusado sexualmente de varias niñas en el barrio madrileño de Ciudad Lineal y en zonas limítrofes.

El caso del pederasta mantuvo en vilo a los madrileños durante varios meses, pero también a la Policía, que desplegó un gran operativo ante la alerta social que había generado en la ciudad, sobre todo, en los dos distritos en los que actuó.