Colau permitirá la música en vivo en bares y restaurantes

Los conciertos tendrán que acabar a las 11 de la noche en las zonas saturadas de Gràcia, Ciutat Vella, Eixample y Sants

Concierto de Escandaloso Xpósito, anoche, en el bar Robadors 23 de Barcelona

Si usted tiene una marisquería en el barrio del Clot de Barcelona, podrá hacer conciertos en directo durante su horario de apertura. Lo mismo pasa si tiene un bar en Sant Andreu o en cualquier otra zona de Barcelona. Basta que insonorice el local para no molestar a los vecinos y adapte las medidas de seguridad. Así lo prevé una nueva interpretación de la normativa de la Generalitat que hará el Ayuntamiento que gobierna la alcaldesa Ada Colau y que permitirá ofrecer musica en vivo en los locales con licencia de bar, restaurante y cafetería.

Los responsables de Cultura y del distrito de Ciutat Vella han presentado este lunes la medida, que no requerirá de consenso político, ni pasar por el pleno, porque se hará efectiva a través de una circular de aplicación de la norma en vigor. El teniente de alcalde Jaume Asens, la comisionada Berta Sureda y la regidora Gala Pin han defendido una medida que "es fruto de una larga reivindicación del sector y busca un rumbo diferente a la hora de tratar la música en vivo", ha dicho Asens. Los tres han explicado que la circular de Barcelona que interpretaba la norma "era restrictiva y ahora será flexible".

"El cambio comporta no tratar la música en vivo como un problema de orden público, sino desde el punto de vista de cultural, nosotros hablamos de democracia cultural", ha defendido Asens, que ha recordado que hasta ahora las licencias por música en vivo solo se otorgaban en salas de conciertos, bares o discotecas. "Queremos consolidar Barcelona como ciudad acogedora en la línea de otros lugares como Ámsterdam, Londres o París", ha añadido.

Buena noticia para el Heliogàbal

La nueva norma, que estará en vigor este verano, resuelve en buena parte el problema del Heliogàbal, el bar de Gràcia que programa música en vivo sin ser sala de conciertos y que anuló la programación a finales de enero por las multas que acumulan como consecuencia de no tener la licencia que los correspondería. El bar tiene previsto celebrar mañana una rueda de prensa, pero este lunes ha adelantado que "es una noticia muy buena para los distintos espacios de la ciudad que nos movemos en este ámbito". "Desde ya nos ponemos a trabajar para adscribirnos a la nueva norma y volver a programar conciertos", han afirmado en un comunicado.

La extensión del nuevo permiso para hacer música en vivo en bares y restaurantes se dará siempre que no moleste a los vecinos (con informes de impacto acústico, de hasta 30 decibelios hasta las 11 de la noche o máximo 25 si es más tarde) y se cumplan los requisitos de seguridad. Para facilitar el acceso a las nuevas licencias, por ejemplo haciendo obras de insonorización, se habilitará una línea de subvenciones de 400.000 euros. En cuanto a horarios, los locales podrán tener música en vivo hasta el horario de cierre que fije su licencia, salvo las zonas más saturadas de los distritos de Ciutat Vella, Gràcia, Eixample y Sants-Montjuïc, donde los conciertos tendrán que acabar a las 11 de la noche.

Sureda ha defendido la nueva normativa desde el punto de vista de "apoyar a la cultura de base: después de grandes acontecimientos, ahora toca nutrir espacios de creaciones pequeñas, queremos que los músicos locales tengan más presencia". Daniel Granados, experto que ha asesorado al Ayuntamiento durante la elaboración de la nueva circular, ha explicado que esperan recibir una treintena de solicitudes de la nueva licencia. "Se busca priorizar los que ya lo hacen: se trata de promover la cultura de base, proteger los proyectos existentes y garantizar el descanso de los vecinos", ha dicho.

La norma anunciada este lunes no resuelve otra problemática: la de los locales que legalmente son asociaciones culturales, hacen conciertos y no tienen licencia de bar. "Continuamos el proceso de trabajo y entendiendo que el contexto no es el adecuado, para estos casos tendremos que ver como lo extendemos", ha dicho Granados. Los representantes de los espacios de difusión cultural, algunos de los cuales tienen una licencia complementaria de barra, lo han lamentado: "Seguiremos en tierra de nadie", ha dicho Ramon Buj. Es el caso de una decena de locales como El Arco de la Virgen, Freedonia, Cronopios o La Caja Fuerte.