La dueña de un club de alterne, hallada muerta a golpes en Coslada

Los investigadores centran sus pesquisas en un grupo de clientes borrachos que fueron expulsados del local

La dueña de un club alterne, de unos 40 años, fue hallada muerta la tarde del viernes en Coslada, según confirmaron fuentes policiales. La víctima presentaba numerosos golpes en la cabeza, además de otras contusiones en el cuerpo. Los investigadores del Grupo VI de Homicidios han centrado sus pesquisas en unos clientes que estaban borrachos y que fueron expulsados del local.

El hallazgo del cadáver se produjo alrededor de las seis de la tarde frente al numero 1 de la avenida del Príncipe. A esa hora es cuando abre al público el local. Fue un particular el que avisó a la policía. El cuerpo de la mujer, de la que no trascendió la identidad, se encontraba en un descampado frente al club que regentaba.

Las primeras informaciones apuntan a que la mujer llevaba muerta unas 14 horas, justo desde el cierre del establecimiento alrededor de las cuatro de la madrugada. A esa hora algunos testigos vieron el coche de la fallecida aparcado delante del club.

La inspección ocular del cuerpo determinó que había recibido numerosos golpes, que le causaron diversos traumatismos craneoencefálicos. “Se han cebado con ella. Presenta lesiones muy fuertes en la cabeza”, señalaron fuentes policiales.

También se determinó que la mujer había intentado huir de sus atacantes, puesto que había un rastro de sangre que iba en dirección a su automóvil. Nunca logró llegar al mismo. El coche estaba aparcado a unos metros de donde se halló el cadáver.

Las investigaciones han centrado sus pesquisas en un grupo de hombres que intentaron entrar en el club durante la noche.

Según los primeros datos, la mujer les impidió la entrada para evitar altercados dentro del club. Los hombres debieron esperarla en la puerta hasta que cerró el comercio, según sospechan los investigadores. Fue entonces cuando presuntamente la asesinaron.

El forense practicó ayer la autopsia al cuerpo en el Instituto Anatómico Forense, en Ciudad Universitaria. A mediodía de ayer nadie había reclamado el cadáver, que permanecía identificado como desconocido. Este es el noveno crimen que se registra en la región en lo que va de año.