Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los médicos de Palamós van a la huelga por la precariedad laboral

Los facultativos del hospital comarcal pararán cuatro horas el jueves para denunciar "una política empresarial de sanidad 'low cost'"

Protesta de sanitarios de la 'marea blanca' en un hospital de Cataluña.

Los médicos del hospital de Palamós van a la huelga. La precariedad laboral bajo la que llevan sometidos, aseguran, desde los primeros recortes en 2011 y el descuerdo con la dirección por la retribución de las guardias ha llevado al 70% del personal médico a secundar un parón parcial de cuatro horas el próximo jueves. El delegado de Metges de Catalunya en el centro, Toni Durán, ha advertido que el paro será "el primero de muchos".

Bajo el lema "Basta de precariedad y más calidad. No a la sanidad low cost", los 170 médicos llamados a la huelga pararán durante cuatro horas, de ocho a 12 de la mañana. El sindicato médico, convocante del acto reivindicativo, ha denunciado que la directiva del hospital, de referencia para 125.000 personas en invierno y hasta 600.000 en verano por el turismo, "antepone el ahorro a la calidad". 

Tras años de recortes y bajas salariales y de plantilla, la gota que ha colmado el vaso ha sido, según Durán, la marcha de dos médicos veteranos que atendían emergencias médicas. Los facultativos rechazaron en bloque la puesta en marcha del nuevo —y controvertido— modelo de atención urgente que, desde finales de 2015, ha optado por separar en dos coches diferentes a los médicos del resto del equipo de emergencias (enfermero y técnico). Para ganar agilidad, según el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), el enfermero y el técnico viajan en la ambulancia mientras el médico se traslada en el nuevo vehículo de intervención rápida (VIR), que da asistencia pero no puede trasladar pacientes. Aunque el sistema funcionan bien en el área de Barcelona, los sanitarios llevan meses denunciando que este dispositivo es inviable en zonas con alta dispersión territorial. Por su parte, la dirección del hospital ha alegado que el transporte sanitario es competencia del SEM y no puede intervenir en las decisiones del modelo.

Las demandas del colectivo médico pasan, esencialmente, por mejorar las condiciones salariales de los facultativos y oxigenar el nivel de presión asistencial que padecen. Los galenos exigen que se restablezcan las guardias de presencia física en los servicios de traumatología y cirugía. Desde 2011, estas horas se hacen con un médico localizable pero fuera del recinto hospitalario. "Hay médicos que pueden tardar hasta 30 minutos en llegar desde que los llaman y esto, aunque en traumatología no es grave, en cirugía es muy importante. Los cirujanos son los que, a partir de las cinco de la tarde, ayudan al ginecólogo en cesáreas urgentes y en 30 minutos puede estar la vida o la muerte de un bebé", ha justificado Durán. Otra de las peticiones es que los médicos mayores de 50 años estén exentos de la obligatoriedad de hacer guardias.

Los facultativos también han demandado que se revise la plantilla "para reforzar los servicios con más demanda" y que se apliquen las sentencias judiciales que obligan a la empresa a pagar las horas de guardia, como mínimo, al mismo precio que la hora ordinaria. Asimismo, al hilo del conflicto que causó la huelga, los médicos también han exigido que los servicios de emergencias médicas en el VIR sean voluntarios.

En respuesta a las demandas del colectivo médico, el hospital ha señalado, a través de un comunicado, que muchas de las peticiones están a la espera de resolución judicial, como la retribución de las guardias médicas. Con todo, el centro ha indicado que, en cuanto al pago de las horas de guardia, "la retribución que se aplica es la que dispone el I Convenio Colectivo de la Sanidad Concertada". El hospital también ha indicado que "la estructura de los servicios está adecuada a las necesidades actuales", aunque ha reconocido que hay plazas de especialista vacantes que hay que cubrir.