Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas cree que la nueva CDC debe ser “soberanista más que independentista”

El expresidente defiende que el candidato a la Generalitat no tiene por qué ser líder del partido

Artur Mas, en enero, cuando anunció su retirada.

El expresidente catalán, Artur Mas, busca reorientar el perfil de Convergència con respecto al proceso independentista. El líder de CDC ha defendido este miércoles en una entrevista en Catalunya Ràdio que la futura formación deberá refundarse "como partido soberanista más que independentista". Mas ha defendido la posibilidad de bicefalia y que, por tanto, el candidato a la Generalitat no sea necesariamente presidente del partido.

El expresidente insiste en que su misión es construir un partido transversal de clase media en el que todo el mundo pueda sentirse cómodo. Esto exige ampliar la etiqueta de la formación—soberanista implica defender que Cataluña puede decidir sola sobre sí misma pero no necesariamente para separarse de España— y no cerrarse solo a los votantes independentistas. El viaje de los últimos años a las posiciones que defienden la independencia ha hecho perder votos al partido y Mas procura frenar la sangría para que ERC no le arrebate la posición de partido hegemónico. De hecho, una vez fuera del Gobierno Mas no duda en criticar a los republicanos abiertamente por no facilitar un Gobierno de CiU en el Ayuntamiento de Girona, lo que provocó la dimisión de Albert Ballesta.

El argumento le sirve además al expresidente para no descartarse como candidato de nuevo en las próximas elecciones. Mas ha explicado que el compromiso que hizo de no volver a presentarse ha quedado obsoleto después de la manera en que tuvo que dejar la presidencia. "Ya no se puede cumplir la condición de no volver a presentarme, pero no quiere decir que no aspire a volverme a presentar", ha dicho, dejando abierta cualquier opción. 

Sobre la causa abierta contra él por la consulta del 9 de noviembre, Mas ha explicado que cree que llegará a juicio. "Me veo procesado", ha dicho y ha tildado la situación "de escándalo monumental, de magnitudes siderales" por poner una "urna". "La lógica traería al archivo, [el caso] ya no tendría que estar vivo", ha añadido. Sobre los procesos por corrupción abiertos contra su partido, ha vuelto a defender que no se pagaron comisiones del 3%. "Yo sigo pensando que no hay ninguna conexión entre Convergència y la confesión que hizo Jordi Pujol".

Mas ha hablado de ERC sin citar al partido y ve como una "falta de sensibilidad y de visión en los momentos que vive el país” lo ocurrido ayer en Girona. "En estas circunstancias, y dado lo que ha pasado, y que no estaba previsto, [el nombramiento de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat], ayudáis poco a que la ciudad pueda salir adelante", ha añadido.

Más información