Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez encarcela a los dos detenidos por quemar contenedores en Málaga

Hosteleros, comerciantes y colectivos vecinales se concentran contra el paro

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se dirige a los vecinos concentrados contra la huelga de basura.

El juez de guardia de Málaga, a petición del fiscal, ha acordado la prisión provisional, comunicada y sin fianza, para J.C.G y J.L.F., dos vecinos de la avenida de Europa detenidos en las revueltas de la madrugada de este miércoles durante la huelga de basuras convocada en la capital de la Costa del Sol. El paro ha generado una fuerte contestación social. Hosteleros, comerciantes y colectivos vecinales se han concentrado esta mañana para protestar por la interrupción del servicio y arropar al alcalde, Francisco de la Torre, para que no ceda.

Los dos hombres detenidos, de 64 y 40 años, están siendo investigados por los presuntos delitos de desordenes públicos, contra la seguridad vial y daños. El juez los ha enviado a prisión por la gravedad de los hechos y el peligro de reincidencia. Ambos, uno vecino de San Andrés y el otro, trabajador de un establecimiento de la zona, han declarado ante el juez, que ha ordenado seguir con la investigación de los sucesos. 

La huelga indefinida de basuras que vive Málaga desde hace nueve días preocupa, especialmente, por la cercanía de la Semana Santa, temporada turística alta en la ciudad. Es atípico que los ciudadanos se muestren insensibles ante un conflicto laboral, pero el paro de los trabajadores de la empresa de limpieza (Limasa) ha empezado a generar rechazo social. Ejemplo de ello es la concentración que este miércoles ha pedido el final de la huelga, un acto que ha servido para arropar al alcalde, Francisco de la Torre, a quien se ha animado a no ceder más ante los trabajadores.

Unas 300 personas del sector de la hostelería y del comercio, de los hoteleros, empresarios de los polígonos y representantes de asociaciones de vecinos, además de cofrades y ciudadanos de a pie, han participado en el acto portando pancartas en las que se leía “No más chantaje” y “Todos con Málaga”. Los concentrados han pedido el final de la huelga, que en su noveno día deja ya cerca de 4.500 toneladas de basura acumuladas por numerosos puntos de la ciudad.

La reivindicación se ha saldado sin incidentes destacables, salvo por un encontronazo entre un grupo de participantes y tres sindicalistas que se han acercado a la puerta del Ayuntamiento con una pancarta en la mano para defender el derecho de huelga de la plantilla de Limasa.

La tensión aumenta tras una madrugada en la que han ardido 61 contenedores repartidos por toda la ciudad. La noche del martes, además, fueron detenidas dos personas (no vinculadas a Limasa) por quemar recipientes destinados al depósito de residuos. Desde el pasado 1 de marzo, día en que comenzó el paro indefinido, los Bomberos han actuado en 40 calles por el incendio de puntos donde se hacinaba basura.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, ha estimado hoy que en caso de que continúe la huelga, en un par de días podría decretarse un nivel alto de insalubridad pública, algo que, ha dicho, permitiría la retirada de basura con empresas externas. El Ayuntamiento ya contrató el miércoles un servicio privado para actuar en puntos conflictivos por motivos de seguridad. Las cuadrillas ajenas a Limasa trabajaron en seis calles en medio de un fuerte dispositivo policial para evitar altercados. El presidente de la Asociación de Polígonos de Málaga (Apoma), Sergio Cuberos, ha alertado de que en algunas áreas de los parques empresariales, la concentración de residuos puede empezar a suponer ya un riesgo para la salud.

Esta mañana ha habido un acercamiento entre la dirección de Limasa y los miembros del comité de empresa para intentar reconducir la situación. El conflicto se recrudeció el lunes por la noche, cuando los trabajadores de la sociedad mixta (participada en un 49% por el Ayuntamiento) decidieron en asamblea continuar con la huelga indefinida tras rechazar un principio de acuerdo alcanzado unas horas antes. Su pretensión es que se aplique el convenio colectivo del periodo 2010-2012, previo a los recortes y recientemente avalado por el Juzgado de lo Social 8 de Málaga.

Tras esta decisión, el alcalde se ha mostrado muy crítico con la plantilla, ya que, en su opinión, se ha aceptado “cerca del 100%” de las pretensiones de los representantes sindicales, y ha advertido de que no cederá más.

Desde Berlín, donde ha asistido a la Bolsa Internacional de Turismo (ITB), la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha confiado en que se alcance un acuerdo “cuanto antes” y en que los ciudadanos “no paguen” una situación que está dejando unas imágenes “lamentables”. Díaz ha pedido “generosidad” a ambas partes.

Más información