Selecciona Edición
Iniciar sesión

Dos empresas externas recogen la basura hacinada en calles de Málaga

Dos detenidos por la quema de contenedores durante el amplio dispositivo policial

Un vecino pasa junto a la basura acumulada en una plaza del centro de Málaga.

Dos empresas privadas han comenzado la tarde de este martes a recoger la basura hacinada en seis calles de Málaga por la huelga indefinida que vive la ciudad desde hace ocho días. El alcalde, el popular Francisco de la Torre, ya advirtió esta mañana de que contrataría un servicio externo para sanear algunos puntos conflictivos por motivos de seguridad, como riesgo de incendio por la acumulación de residuos, invasión de la calzada e interferencia para los coches o la formación de tapones en las aceras. Durante el amplio dispositivo policial establecido para la vigilancia de las labores de limpieza, dos personas han sido detenidas en el barrio de San Andrés acusadas de quemar contenedores.

Las primeras actuaciones de estas cuadrillas ajenas a la empresa de limpieza de Málaga (Limasa) se están produciendo en zonas del Centro y de los barrios de Cruz de Humilladero y La Paz. Los operarios han asumido la labor escoltados por un dispositivo policial para evitar posibles altercados.

El comité de empresa, por su parte, ha tachado de "grave irresponsabilidad" y de "provocación" la contratación de una empresa privada por parte del Ayuntamiento, en quien descarga la responsabilidad si se produzca algún incidente. Los representantes sindicales han anunciado que presentarán una demanda ante el juzgado de guardia y la Inspección de Trabajo por una supuesta vulneración del derecho de huelga de los trabajadores.

Esta medida se ha producido en el octavo día de paro indefinido, con unas 4.000 toneladas de residuos acumulados en la ciudad. La basura crece a un ritmo aproximado diario de 500 toneladas y el Ayuntamiento denuncia desde el primer día que no se están cumpliendo los servicios mínimos, del 50% en el centro histórico y del 40% en el resto de barrios. Estos días se recoge un tercio de la basura que se deposita en la calle.

El conflicto laboral se recrudeció el lunes por la noche, cuando los trabajadores de Limasa decidieron en asamblea continuar con el paro indefinido tras rechazar el principio de acuerdo alcanzado unas horas antes entre el comité de empresa, el alcalde y la dirección de la sociedad mixta. Su pretensión es que se aplique el convenio colectivo del periodo 2010-2012, previo a los recortes y recientemente avalado por el Juzgado de lo Social 8 de Málaga.

“El derecho a la huelga es incuestionable, eso está claro, pero tiene un límite en el derecho de los ciudadanos a la seguridad y la salud”, ha subrayado De la Torre pocas horas antes de firmar el decreto que declara "de emergencia" las actuaciones de hoy y las que sean precisas en los próximos días. El alcalde se ha mostrado muy crítico con la actitud de la plantilla de Limasa, ya que, en su opinión, la última propuesta atendía “cerca del 100%” de las reivindicaciones de los representantes sindicales. Esas mejoras supondrían un esfuerzo para las arcas públicas de tres millones de euros en 2016 y de cinco millones el próximo ejercicio.

“No vamos ceder. Estamos hablando del dinero de todos los malagueños”, ha advertido el alcalde, seguro de que cuenta con el respaldo de los ciudadanos. Ha alertado, además, de que continuar con una huelga “injustificada” en las vísperas de Semana Santa, con muchos empleos de la hostelería en juego, puede “deteriorar” la imagen de los operarios de la limpieza. “Puede existir la sensación de que la ciudad está siendo chantajeada”, ha insistido.

La última oferta se mantiene sobre la mesa, pero se elimina el punto que prometía la retirada de las sanciones a un centenar de trabajadores amonestados por supuesto bajo rendimiento el pasado 18 de enero. De la Torre también ha confirmado que no será la plantilla de Limasa la que, una vez terminado el conflicto, haga horas extraordinarias para retirar la basura acumulada, una vía por la que se podría recuperar el dinero perdido durante el paro. Esa labor de limpieza la asumirá personal eventual. Según el caso, un trabajador pierde cada día de huelga entre 65 y 115 euros.

El convenio al que se agarra la plantilla, formada por algo más de 1.350 empleados, contempla una paga de productividad de 1.431 euros (no se cobra desde 2013); el descanso de los fines de semana completos durante todo el año; el reparto de las vacaciones entre junio y septiembre; la opción voluntaria de trabajar en festivos (remunerados con 140 euros); y una ayuda en diciembre, catalogada como cesta de Navidad, de 68 euros.

La oferta presentada por el Ayuntamiento, rechazada por los trabajadores, incluye el descanso completo los fines de semana y la recuperación de parte de la paga de productividad en 2016 con 709 euros, cantidad que se elevaría a 1.143 euros el próximo año. La ayuda de diciembre no se pagaría en efectivo, pero se crearía un fondo social con 30.000 euros para atender posibles necesidades de las familias de la plantilla. También se propone que un trabajador de baja cobre lo mismo que si estuviera operativo, punto también incluido en el convenio 2010-2012.

Sobre las vacaciones, el planteamiento de Limasa es que este capítulo se quede este año igual que está, es decir, 15 días entre mayo y octubre y 21 jornadas en el otro semestre. Para 2017, esos 15 días se acotarían a la temporada estival (junio-septiembre).

Más información