Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los trabajadores mantienen la huelga de recogida de basuras en Málaga

La plantilla rechaza en asamblea el principio de acuerdo alcanzado por sus representantes

Una mujer camina por una calle de Málaga junto a la basura acumulada. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

Los trabajadores de la empresa de limpieza de Málaga (Limasa) han acordado la noche de este lunes en asamblea continuar con la huelga indefinida de basura, que esta medianoche cumple una semana, tras rechazar el principio de acuerdo alcanzado unas horas antes en las negociaciones celebradas entre el comité de empresa, el alcalde, el popular Francisco de la Torre, y la dirección de la sociedad mixta, participada en un 49% por el Ayuntamiento. Los residuos acumulados, mientras, rondan las 3.500 toneladas.

La propuesta presentada por el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, se ha desestimado por mayoría. Según las fuentes consultadas, en la reunión celebrada en el centro ambiental de Los Ruices han participado alrededor de 800 operarios. “Miedo ninguno”, ha dicho Belmonte durante el debate. Los trabajadores pretenden que se establezca como convenio colectivo el del periodo 2010-2012, previo a los recortes y avalado recientemente por una sentencia del Juzgado de lo Social 8 de Málaga.

Ese convenio, que afecta a una plantilla de algo más de 1.350 empleados, contempla la paga de productividad (no se cobra desde 2013); el descanso de los fines de semana completo durante todo el año; el reparto de las vacaciones entre junio y septiembre; la posibilidad de trabajar los días festivos (140 euros); y una cesta de Navidad valorada en 68 euros.

La última oferta del Ayuntamiento, tras una maratoniana reunión que se demoró hasta la madrugada del lunes, incluía el descanso completo los fines de semana y el pago de 433 euros de la paga de productividad en 2016, cantidad que se elevaría hasta los 867 euros el próximo año. El concepto de cesta de Navidad quedaba sustituido por un fondo social dotado con 30.000 euros para atender posibles necesidades de las familias de los trabajadores.

En cuanto a las vacaciones, la propuesta de Limasa preveía que este año se pudieran disfrutar 15 días entre mayo y octubre y las 21 jornadas restantes, en el otro semestre. Para 2017, el primer caso se acotaría a los meses entre junio y septiembre. También se había ofrecido eliminar las sanciones que se impusieron el pasado enero a un centenar de operarios por supuesto bajo rendimiento durante su trabajo.

“No quieren dar su brazo a torcer y lo único que pedimos es que cumplan la sentencia”, ha declarado Belmonte, informa Europa Press. “Todos los colectivos han ido recuperando conceptos tras la crisis y a nosotros se nos niega eso”, ha añadido. La asamblea ha rechazado el principio de acuerdo al grito de "sí se puede".

El conflicto laboral parece enconado y la basura sigue acumulándose en las calles de la ciudad. Crece a un ritmo aproximado de 500 toneladas al día (es decir, en estos momentos, unas 3.500 toneladas), mientras se suceden las quejas del Ayuntamiento de que no se están cumpliendo los servicios mínimos. Están fijados en un 50% en el centro histórico y en un 40% en el resto de barrios.

Más información