Selecciona Edición
Iniciar sesión

Principio de acuerdo tras una semana de huelga de basuras en Málaga

Los trabajadores decidirán si ponen fin a un paro que deja más de 3.000 toneladas de residuos

Basura acumulada este domingo en Málaga. EFE

Málaga vive este lunes el séptimo día de huelga indefinida de basura, aunque podría ser el último. Una reunión que se ha prolongado hasta la madrugada entre el Ayuntamiento, la empresa de limpieza Limasa y los representantes sindicales ha terminado con un principio de acuerdo que recoge algunas de las principales reivindicaciones laborales de los trabajadores, pero será la plantilla la que decida este lunes en asamblea si acepta o no las condiciones que se han puesto sobre la mesa.

La última oferta incluye el descanso completo los fines de semana durante todo el año y la recuperación en 2016 de parte de la paga de productividad, que los trabajadores no cobran desde 2013. La cantidad que se ha fijado para este año es de 433 euros, que se elevarían hasta 867 euros en 2017. La intención es cerrar un convenio colectivo para el periodo 2013-2017. Ese principio de acuerdo sobre el que tendrá que decidir la platilla, formada por algo más de 1.350 empleados, contempla la desaparición de la cesta de Navidad, concepto que se sustituye por un fondo social dotado con 30.000 euros para atender posibles necesidades de las familias de los trabajadores.

El único punto sobre el que puede existir alguna discrepancia es el reparto de las vacaciones. La propuesta de Limasa prevé para 2016 que se puedan disfrutar 15 días entre mayo y octubre y 21 jornadas el resto del año. Para 2017, el primer caso se acotaría a los meses de junio y septiembre. Los trabajadores reclamaban concentrar más semanas durante la temporada estival. “Hay peticiones que están ahí, pero tienen que decidir los trabajadores”, ha advertido el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, al final de la reunión. “Hay bastante acuerdo”, ha destacado el alcalde de Málaga, el popular Francisco de la Torre, quien ha pedido “responsabilidad” a la plantilla. La propuesta tiene un coste este año de tres millones de euros para las arcas públicas de Málaga y de cinco en el próximo ejercicio. La incógnita se despejará a última hora de la tarde de este lunes.

Mientras las reuniones siguen en los despachos, la basura se acumula a un ritmo aproximado de 500 toneladas al día en las calles de la ciudad. Es decir, los residuos acumulados superan ya las 3.000 toneladas y se suceden las quejas por parte del Ayuntamiento de que no se están cumpliendo los servicios mínimos. Son del 50% en el centro histórico, la zona más sensible por la aglomeración de gente y la presencia permanente de turistas, y del 40% en el resto de la ciudad.

Desde que se inició el paro, las incidencias en los distintos turnos de trabajo han sido numerosas, con centenares de contenedores sin recoger en las rutas obligadas por avería de los vehículos y camiones ya cargados antes de iniciar su salida. El viernes por la noche, por ejemplo, ninguno de los 10 equipos que salieron de servicio terminó su tarea. Esa tendencia continuó toda la jornada del sábado. Desde la madrugada del 1 de marzo, momento en que comenzó la huelga indefinida del servicio de recogida de basura, los Bomberos ha actuado en más de una treintena de incendios en contenedores repartidos por todo el callejero de Málaga.

Más información