Salud se salta el decreto estatal y deja vacunar a los enfermeros

El Departamento ve innecesario el permiso facultativo para cumplir un calendario vacunal aprobado por las autoridades sanitarias

Una enfermera en la farmacia del hospital de Bellvitge (Barcelona)

El Departamento de Salud permitirá a los enfermeros poner vacunas sin necesidad de una prescripción médica previa. Aunque el nuevo decreto estatal de prescripción enfermera limita los fármacos y productos sanitarios que puede recomendar el colectivo profesional sin permiso de los médicos, Salud lanzó ayer una nota informativa para amparar a los enfermeros en la dispensación de vacunas incluidas en el calendario vacunal y las campañas específicas como la de la gripe.

Según el controvertido decreto, los enfermeros “podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica” pero, para ello, “será necesario que el correspondiente profesional prescriptor [el médico] haya determinado previamente el diagnóstico, la prescripción y el protocolo o guía de práctica clínica y asistencial a seguir”. Los enfermeros, que se han puesto en pie de guerra contra el decreto, han avisado que “el sistema se paralizaría” si cumplen la norma a rajatabla.

Las vacunaciones son un ejemplo de lo que no pueden hacer sin permiso médico . Al tratarse de fármacos, el colectivo profesional no podría administrar una dosis sin prescripción facultativa, aunque las pautas de administración (tipo de vacuna, dosis y grupos poblacionales a los que se dirige) ya están reguladas en base a razones epidemiológicas en el calendario vacunal sistemático aprobado por las autoridades sanitarias.

Así, Salud saltó ayer en defensa de los enfermeros y alegó que “la actividad vacunal responde a un objetivo de salud pública y que la autoridad sanitaria suple la necesidad de prescripción facultativa”. El Departamento consideró que las actuaciones de los enfermeros durante el cumplimiento de la orden que regula el calendario vacunal “no vulnera” lo que establece el real decreto estatal y, por tanto, “no comprometen la cobertura plena de las pólizas de seguro por responsabilidad civil profesional que ampare la actuación de este colectivo”.

Salud ya se posicionó abiertamente en contra del real decreto estatal presentando un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Supremo y anunció, además, que Cataluña prepara un decreto catalán que regule las indicaciones de los enfermeros.