noche y electrónica

Biólogo del ‘house’

Sam Sheperd, más conocido como Floating Points, combina las mesas de mezclas con su labor como científico

Sam Sheperd, alias Floating Points.

Cuenta Sam Sheperd, más conocido como Floating Points, que cuando estaba en su último año de doctorado debía llevarse los viernes la maleta de discos al laboratorio y luego salir corriendo al aeropuerto, desde donde viajaba a los clubes más importantes de Europa. Parece que la alternancia entre los microscopios y las mesas de mezclas dio sus frutos; terminaría especializándose en una rama de la biología que estudia los genes. En el apartado musical se ha convertido en uno de los músicos más talentosos de la electrónica reciente. Sus producciones, bajo su sello Eglo, han dinamitado las canónicas estructuras del house y su primer disco, Elaenia, influido por el jazz y el ambient,se ha colado sin problemas en las listas de lo mejor del año pasado. Este jueves se le podrá ver con una sesión especial en Mondo.

La semana, en todo caso, no hace nada más que empezar. El viernes quien visita la ciudad es el sueco Abdulla Rashim. La última vez que vino a Madrid fue en directo, con un techno abrasivo y oscuro. Esta vez estará en calidad de DJ en Stardust. Esa misma noche, Zodiac también apuesta por una figura de primer nivel: Rabih Beaini, el hombre detrás de Morphosis. Su música conecta deep house con sonidos prestados del jazz o el techno.

El sábado, a partir de las 17.00, da comienzo la fiesta Vagabundos en Fabrik. Una jornada que traerá a grandes nombres de la electrónica, como Luciano —que cumplirá en Madrid 38 años—, el pinchadiscos francés Cesar Merveille o Carl Craig, veterano del techno de Detroit. Y si se habla de productores experimentados es necesario recibir con aplausos el set que ofrecerá DJ Hell, historia del techno alemán de los últimos 30 años, en la sala Siroco. Todo gracias a la buena mano de Sugar Free, que abrirá para el maestro teutón. Benditos contactos.