Colau y Collboni negocian una tenencia de alcaldía para el PSC

Las negociaciones entre el equipo de la alcaldesa y los socialistas para alcanzar un pacto de Gobierno avanzan en paralelo en dos frentes: el político y el económico

Las negociaciones entre el equipo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el PSC para alcanzar un pacto de Gobierno avanzan en paralelo en dos frentes: el político y el económico. En el político, las dos formaciones negocian una tenencia de alcaldía para los socialistas, que quieren tener visibilidad en el Ejecutivo municipal. En el de los números, el gobierno ha renunciado a aprobar un presupuesto propio y apuesta por una gran modificación de crédito de entre 270 y 280 millones sobre las cuentas prorrogadas el ex alcalde Xavier Trias (CiU). Esta operación permitirá ganar tiempo de tramitación y realizar inversiones. Para sacarla adelante, Colau busca el apoyo de PSC, ERC y la CUP y la abstención de Ciudadanos.

La alcaldesa Ada Colau puso ayer fecha límite al acuerdo: “Nos hemos planteado no ir más allá de abril”, afirmó en una entrevista en Onda Cero. En el capítulo de los números, la principal discrepancia está en la demanda de introducir una hora más de inglés en las escuelas, puesto que el gobierno no lo ve prioritario. Aparte de ello, la mayor complejidad de la negociación es el encaje de los cuatro concejales del PSC en el cartapacio municipal. Para no diluirse en el equipo de la alcaldesa, los socialistas quieren una tenencia y el gobierno Colau está dispuesto a que la tengan.

Rull decidirá sobre la gestión del tranvía

El Ayuntamiento de Barcelona decidirá el trazado que unirá los dos tranvías existentes en la Diagonal y el Gobierno catalán tendrá la última palabra en el resto: la financiación o el modelo de gestión. Ayer el consejero de Territorio, Josep Rull, y la teniente de alcalde Janet Sanz firmaron el protocolo de colaboración que permite la conexión.

¿Pero renunciará alguno de los cuatro tenientes de alcalde actuales a su silla? Lo más probable, apuntan fuentes conocedoras de las negociaciones, es que se cree una nueva tenencia a medida. Ni Gerardo Pisarello está dispuesto a ceder la macrocartera de Economía, ni Laia Ortiz la de Derechos Sociales, ni Janet Sanz la de Urbanismo. Jaume Asens es el cuarto teniente de alcalde, de Transparencia y Participación. Para Jaume Collboni, la principal condición para pactar con Colau es el plan Barcelona Treballa para crear 30.000 empleos y, además, en el Área Metropolitana se encarga de Desarrollo Económico, de forma que podría ostentar una cartera con esta responsabilidad. Daniel Mòdol, arquitecto de profesión y experto en espacio público, lo más seguro es que tenga responsabilidades en este campo, por debajo de Janet Sanz. El lunes ya participó en la presentación del Plan de Rehabilitación urbana junto a la concejal.

La negociación de presupuestos continúa también con los dos partidos en los que Colau se quiere apoyar en lo que queda de mandato, aunque no entren en el gobierno. Las condiciones de ERC son la llegada del metro a la Zona Franca y el cumplimiento de los acuerdos alcanzados con Colau, que necesitan inversiones extraordinarias, como la T-16. La CUP, que ayer celebró la cuarta reunión con el ejecutivo sobre el presupuesto, reivindica partidas para cuestiones que figuraban tanto en su programa como en el de Colau, como una reserva para remunicipalizar empresas mixtas o que se han privatizado.

El Ayuntamiento cerró ayer los números de 2015 con 100,2 millones de superávit, un excedente que se logró pese a haber ejecutado el 98% del presupuesto previsto y los 101 de la modificación de crédito aprobada en octubre. El superávit se explica por el reconocimiento de deuda por parte de la Generalitat y la mayor recaudación de impuestos como el IBI o el de plusvalías.

Más información