El Govern cambia el nombre de Exteriores para burlar la suspensión

La Generalitat presenta alegaciones al Constitucional y reclama que anule las medidas cautelares contra el Departamento

El Departamento de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia se llamará a partir de este martes Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales, Exteriores y Transparencia. Un cambio aparentemente menor con el que la Generalitat espera tener vía libre para desobedecer la suspensión del Tribunal Constitucional sobre las actividades de esta cartera, que dirige Raül Romeva. El cambio tendrá pocos efectos prácticos: solo se verá en las comunicaciones del Departamento.

El cambio servirá "para garantizar que se siga adelante con el trabajo", según ha justificado Romeva. Aunque el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguró días atrás que no habría cambio de denominación –"no le pondremos típex", concretó–, el Ejecutivo ha cambiado de opinión para proseguir con su objetivo: seguir explicando la independencia al resto de países. Con la modificación, la Generalitat espera que la actuación de Romeva tenga "seguridad jurídica" y evidenciar que el único problema del Gobierno con la cartera del consejero es "nominal".

El Gobierno catalán ha presentado alegaciones al Constitucional, en las que reclama que el Alto Tribunal levante la suspensión sobre las acciones del Departamento que decretó tras el recurso del Gobierno. La Generalitat hace la petición pese a que considera al TC un órgano "jurídicamente cuestionable" y seguirá ejerciendo acción exterior aunque sus funciones estén suspendidas. "Sus argucias no nos pararán", ilustró Romeva.

Romeva ha seguido ejerciendo de consejero de Exteriores pese a la suspensión. Mientras prepara sus primeros viajes (Bruselas, Londres y París) se ha reunido, junto a Carles Puigdemont, con los embajadores que han ido pasando por la Generalitat. "Sencillamente, no nos pararán", ha apostillado Romeva.

"Podrían llamarle cancillería"

ANA GONZÁLEZ

El portavoz de la CUP en el Parlament, Albert Botran, ha lamentado la decisión del Govern de modificar el nombre del Departamento de Raül Romeva. El anticapitalista ha asegurado que su partido se ha enterado a la vez que la prensa de este cambio y que no lo comparte porque “ante la represión del Estado hay que tirar adelante”. Botran ha apuntado que “puestos a cambiarle el nombre le podían haber puesto el de cancillería que es el que tiene en muchos otros gobiernos este área de asuntos exteriores”.

Sobre este nuevo nombre para el Departamento de Romeva también se ha pronunciado esta tarde en el Parlament el grupo de Ciudadanos. Su portavoz, Carlos Carrizosa, ha recordado al Gobierno catalán que “por mucho que alteren el orden de las palabras no tiene competencias en materia exterior” y que solo tratan de “engañar” a los catalanes. Con todo, Carrizosa ha reconocido que con esta modificación es más difícil que lo ilegalicen, aunque su partido vigilará la acción que lleve a cabo: “Cualquier acto individual será impugnable”. Ciudadanos se plantea impugnar este Departamento ante el Tribunal Constitucional si no lo hace antes el Gobierno.