Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Junts pel Sí y la CUP desoyen al Parlament y tramitarán las leyes de ruptura

Los grupos presentan un informe a la Mesa para continuar con las tres normas

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Junts pel Sí y la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) aprobarán hoy en la reunión de la Mesa del Parlament que las tres leyes independentistas se redacten por el procedimiento de ponencia conjunta pese al informe contrario elaborado por los juristas de la Cámara catalana. Dicho informe advertía de que podía resultar "arbitrario" que solo dos grupos parlamentarios impulsaran esta vía y que, además, esta iniciativa podía vulnerar la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la declaración secesionista del 9-N que incluye estas normas.

La ponencia conjunta comporta que todos los grupos participen desde el principio en la elaboración de la ley, y los independentistas querían implicar a todos los grupos -en especial a Catalunya Si Que Es Pot- en la preparación de las tres normas, que aluden a la Hacienda, la Seguridad Social, y el régimen jurídico en una Cataluña independiente.

La CUP defendía esta vía, frente a las dudas de Junts pel Sí, donde había sectores que no veían claro desoír a los juristas. Los dos grupos pactaron ayer en su reunión de coordinación un documento en el que cargan contra los servicios jurídicos del Parlament por hacer caso a la oposición y "presumir" que las tres leyes servirán para preparar la ruptura. La portavoz de Junts pel Sí, Marta Rovira, ya alegó el pasado martes que el informe de los juristas contenía "partes de opinión".

El documento de Junts pel Sí y la CUP también enumera una serie de ejemplos de otras proposiciones de ley que se redactaron utilizando este procedimiento en anteriores legislaturas para demostrar que no es "excepcional".

Los independentistas defienden que aunque no haya unanimidad en su creación la ponencia conjunta debe seguir adelante. También apuntan que puede hacer su trabajo aunque el resto de grupos haya anunciado que no participará.

Una interpretación literal del artículo 126 del Reglamento del Parlament, que deja claro que "todos los grupos deben estar representados" en la ponencia, supondría para Junts pel Sí y la CUP que "un solo grupo tendría el derecho de veto".

Los independentistas consideran que con este mecanismo cualquier partido se puede unir durante la elaboración de las tres leyes aunque al principio no formase parte del grupo redactor. "El máximo consenso es deseable pero no se establece como un requisito formal", explica el informe, que reprocha a los juristas que consideren "un hecho arbitrario" crear una ponencia que proponen 72 diputados, la mayoría absoluta del Parlament. 

Más información