Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona crea ayudas para rehabilitar el interior de pisos

Colau da visibilidad al PSC, que participa en la presentación del plan de reforma de viviendas y espacios públicos

El Ayuntamiento de Barcelona extenderá las ayudas a la rehabilitación de edificios y a la reforma del interior de los pisos, unas subvenciones que hasta ahora no otorgaba el consistorio. Sí las da la Generalitat, pero no en la capital catalana. Son ayudas para hacer reformas que permitan conseguir la cédula de habitabilidad, mejorar la accesibilidad o el aislamiento térmico o acústico, una convocatoria que se publicará en los próximos días.

Los responsables de vivienda del consistorio presentaron ayer la apuesta del actual gobierno por la “rehabilitación urbana”, un plan que prevé gastar 236 millones de euros en cuatro años para rehabilitar edificios, pisos y espacios urbanos. De estos, 56 millones son partidas nuevas. La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, describió el plan como una apuesta para “mejorar la calidad de vida” de los vecinos, reducir las desigualdades entre barrios, fomentar la ocupación e “iniciar la transición energética”.

El ejecutivo de la alcaldesa Ada Colau quiso dar visibilidad al PSC, con quien espera cerrar un acuerdo de Gobierno en los próximos días, y en la presentación participó el concejal socialista Daniel Mòdol. Arquitecto de profesión, argumentó que la de ayer no fue la primera vez que presenta iniciativas junto a Sanz, pero que su presencia se inscribió “en un diálogo mucho más amplio que no se acota al urbanismo, sino que tiene que ver con un futuro acuerdo de gobierno”. Mòdol también subrayó que una de las condiciones del PSC para pactar un acuerdo es un plan de creación de 30.000 puestos de trabajo, de los cuales un tercio se podrían crear con la rehabilitación.

De los 236 millones, 80 irán al parque privado de viviendas, en forma de ayudas que permitirán llegar a 80.000 pisos; 33 al parque público, una partida que Sanz dijo que es innovadora, y 123 a rehabilitar espacio público mejorando calles, paredes medianeras o azoteas, espacios singulares o comercios de interés. De hecho, las partidas nuevas son 56 millones: 23 más para rehabilitar el parque privado y los 33 destinados a los pisos públicos.

El concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, destacó que intentarán dar a conocer las ayudas para que lleguen a los barrios de rentas más bajas, donde los vecinos apenas pagan el alquiler o la hipoteca. “Seremos proactivos”, ha dicho Montaner. También habrá subvenciones específicas para los barrios del Turó de la Peira, Baró de Viver, o las calles de Sant Ramon y Robadors (en el Raval).

El gobierno también pretende, a través de las ayudas a la rehabilitación, aumentar el parque de pisos de alquiler social. En este sentido, se explorarán todas las fórmulas posibles, explicó Montaner: desde pagar obras de hasta 15.000 euros y que el propietario ceda el piso a la administración, hasta ejecutar techo edificable no que no se ha construido, siempre que el planeamiento lo permita.