Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sabina: “Abrácense, por fin, las dos Españas”

Salvatierra vincula el progreso a la fortaleza del sistema de investigación

Joaquín Sabina durante su discurso, este domingo. PACO PUENTES / ATLAS

El médico Ángel Salvatierra y el cantautor Joaquín Sabina, Hijos Predilectos de Andalucía 2016, han agradecido sus distinciones durante el acto institucional celebrado en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, en el que se han entregado los reconocimientos de Hijos Predilectos y Medallas de la Comunidad con motivo del 28F.

Sabina ha pronunciado un discurso en verso, en el que ha afirmado su amor por Andalucía -"soñar un paraíso hospitalario, al sur del sur, es ya mi único vicio"-; y ha deseado "que sea la verdiblanca la bandera de la cultura, el pan y la alegría". El cantautor ha aplaudido la unión de los ciudadanos, olvidando rencillas del pasado: "Abrácense, por fin, las dos Españas".

Ángel Salvatierra, jefe del Servicio de Cirugía Torácica y responsable de la Unidad de Trasplante Pulmonar del Hospital Reina Sofía de Córdoba, ha dedicado una especial mención a la "excelencia" de la unidades de las que forma parte y del centro en que se integran. En este sentido, ha querido compartir el galardón con los profesionales del sistema sanitario público, "verdadera joya de la corona" que permite que todos los ciudadanos, sin distinciones ni discriminaciones, puedan acceder a servicios sanitarios "de muy alta calidad".

Al hilo de ello, ha subrayado la generosidad del pueblo andaluz en el ámbito de los traplantes, donde cada vez son más las personas que dicen sí a este gesto altruista, y ha reconocido que la distinción recibida le permite saldar "una inmensa deuda" con Andalucía y los andaluces. "Amo esta tierra, su luz, su voz callada - nunca altiva, pero clara-, su parsimonia de milenios vividos", ha sintetizado el médico, que ha realizado una apuesta por el valor de la ciencia y su contribución al avance de la sociedad.

"La ciencia, además de su finalidad práctica, es aventura intelectual, parte del acervo y del humanismo de la época", ha defendido Salvatierra, que ha precisado que la riqueza de una nación depende, en gran medida, de la "fortaleza de su sistema de investigación, desarrollo e innovación". En el caso de la ciencia médica, ha apelado a una "misión más sublime", como es aliviar el sufrimiento del enfermo y su muerte. "Ahí radica su grandeza", ha concluido el facultativo, al tiempo que ha subrayado que la misión de la profesión médica es ayudar a la persona "de forma global".

Tras el acto, ha tenido lugar la interpretación del Himno de Andalucía por parte del cantaor Arcángel y el pianista Dorantes. Por último, los galardonados se han hecho la tradicional foto de familia y han firmado en el Libro de Honor.