Selecciona Edición
Iniciar sesión

El ‘caso Taula’ apunta al presidente provincial del PP de Valencia

Betoret fue elegido por el partido al considerarlo ajeno a la corrupción. Un arrepentido lo implica

Vicente Betoret, presidente del PP de la provincia de Valencia.

La investigación de la trama del 3% vinculada al PP valenciano también apunta al presidente del partido en la provincia de Valencia, Vicente Betoret, según fuentes de la misma. Betoret accedió al cargo el año pasado en sustitución del presunto cabecilla de la red desarticulada en la operación Taula Alfonso Rus. Fue elegido, entre otros motivos, al estar considerado ajeno a prácticas corruptas. Fuentes cercanas al caso creen probable que Betoret sea citado a declarar como imputado. Él niega haber participado o tenido constancia de irregularidades. Su caída sumiría aún más en el caos a la formación.

El ex alto cargo de la Diputación de Valencia Marcos Benavent, cuyas grabaciones secretas desencadenaron las pesquisas, ha asegurado a los investigadores que Betoret estuvo al menos al tanto del funcionamiento de la red de cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas y de supuesta financiación ilegal del PP regional. Benavent, partícipe confeso de la trama, lleva casi un año colaborando con la justicia.

Betoret negó este sábado las afirmaciones del ex alto cargo. "En absoluto. Nunca presencié ninguna conversación relacionada con esto". El presidente provincial anunció que si la acusación contra él se confirma se querellará contra Benavent y lamentó que este "manche" su nombre.

Betoret fue elegido presidente provincial del partido el año pasado —después de haber sido secretario general desde 2004— por su condición de figura emergente del PP, y por no pertenecer al círculo más cercano a Rus y sus presuntas prácticas corruptas. Su imputación en Taula y su eventual caída, afirman fuentes del partido, hundirían del todo la moral de la militancia y podrían desatar una guerra interna por el poder orgánico en la provincia.

Otra "bomba" para el PP valenciano

"Sería una bomba", admite un cargo del PP valenciano, en un partido que vive en estado de psicosis por el continuo estallido de casos de corrupción y el desconocimiento de hasta dónde llegará el incendio provocado el último, Taula. Una causa que ya ha descabezado una vez a la dirección provincial, mantiene imputados —investigados según la nueva denominación oficial— a nueve de sus 10 concejales en Valencia y ha alcanzado al último símbolo del partido, la exalcaldesa y senadora Rita Barberá.

El único alivio en el horizonte, añaden las fuentes, es la posibilidad de que cargos de Esquerra Unida y sobre todo socialistas y de Compromís, que ya han sido interrogados por la Guardia Civil, también terminen siendo imputados en el caso Taula por supuesto tráfico de influencias, acusados de haber enchufado asesores y trabajadores de brigadas forestales en Impulso Económico Local Sociedad Anónima (Imelsa), la empresa pública de la Diputación de Valencia de la que era gerente Benavent. Ese escenario, esperan las fuentes, permitiría extender el foco del escándalo de Taula al resto de la clase política valenciana y diluiría su efecto sobre el PP.

Betoret se convirtió en secretario general del PP de la provincia de Valencia en 2004, con solo 32 años, en el mismo congreso en el que Rus fue nombrado presidente. Y permaneció en el cargo hasta mayo del año pasado, cuando la grabación realizada por Benavent en la que Rus cuenta presuntamente dinero de una mordida llevaron al partido a defenestrarlo y él fue ascendido a la presidencia.

A pesar de esa larga convivencia, fuentes del partido aseguran que Betoret no perteneció al círculo de confianza de Rus y que su distanciamiento creció en los últimos años hasta transformase en enfrentamiento. Las mismas fuentes añaden que pese al cargo de secretario general, Betoret se mantuvo separado de la organización del partido y no participó en la gestión económica de las campañas electorales. Rus centralizó la dirección provincial del partido desde la Diputación de Valencia, que también presidía, mientras Betoret se centró en el Parlamento autonómico, del que es diputado desde 2007.

Más información