Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
JAVIER RODRÍGUEZ PALACIOS, Alcalde de Alcalá

“Ni Gobierno ni Comunidad nos dan dinero para los actos de Cervantes”

El regidor se queja de que solo tienen 250.000 euros para afrontar el cuarto centenario de la muerte del escritor, nacido en Alcalá

Javier Rodríguez Palacios (Alcalá, 1972) es alcalde socialista de Alcalá de Henares y miembro del Comisión Nacional para la Conmemoración del IV Centenario del Fallecimiento de Cervantes. Se queja de la improvisación con que se ha organizado el acontecimiento y de la falta de ayudas del Estado y de la Comunidad de Madrid. “No obstante”, dice, “aún queda tiempo para arreglarlo. Soy optimista”.

P. ¿No tienen ninguna financiación del Estado?

R. El Gobierno carece de partida presupuestaria alguna destinada a Alcalá, ciudad donde nació Cervantes. Y la Comunidad, lo mismo. El único apoyo del que disponemos es un marco fiscal, como evento de utilidad pública.

P. ¿Cómo funciona?

R. Si eres una gran empresa y nos ayudas, te desgravas hasta el 40%. Existe otro mecanismo, además, muy potente, que es el de la publicidad. Te puedes desgravar hasta el 20% de esta. Pero ese mecanismo solo se ha perfeccionado hace poco menos de una semana, con el año ya iniciado. Lo lógico es que se hubiera solucionado en octubre pasado.

P. ¿Qué problemas provoca?

R. Si lo hubiesen aprobado antes, yo cojo maletín y mi dossier y les digo a las empresas: “Inviertan en programas sociales o culturales”. Pero, claro, ahora vas y te dicen que lo sienten, que ya han cerrado los presupuestos de 2016.

P. A pesar de las dificultades, ¿podrán recabar su apoyo?

R. Estamos empezando. Sin habilitación [del Estado], ibas y te decían: “Muy bien, muy bien todo lo que me propone, pero ¿cómo y dónde podemos donar?”. Esas respuestas no las hemos tenido hasta hace poco.

P. ¿Hay una predisposición positiva por parte de las empresas para participar en los actos de homenaje?

R. Sí, pero es paradójico que hasta hace poco no tenía una carta del Estado que poder enseñar. Cultura empezó aprobar proyectos en la comisión nacional. Pedías hacer esto o aquello y te lo aprobaban. No había problema. Pero cuando llegaba el momento de que Hacienda hiciese el instrumento legal... Hemos tenido que luchar contra los elementos.

P. ¿Y llamar a las puertas del Gobierno regional es posible?

R. La Comunidad de Madrid no está en el consejo. Ni la Comunidad ni el Estado han puesto un euro para el cuarto centenario en Alcalá. No hay partidas. Ese es el escándalo. Por eso están tan enfadadas entidades como la Real Academia de la Lengua, ya que funcionan fundamentalmente con apoyo público. El único marco que han dejado los del Partido Popular es: Vete a buscar la vida a empresas privadas y que te hagan donaciones para lo de Cervantes.

P. Hoy por hoy, ¿qué presupuesto tienen para celebrar el cuarto centenario?

R. Solo tenemos 250.000 euros, y son del propio Ayuntamiento.

P. ¿Nada más?

R. Nada más.

P. No entiendo tanta reticencia del Estado a promocionar este acontecimiento.

R. El relato es que el Gobierno de España no se ha tomado en serio este tema, porque nunca le ha dado la relevancia que le tenía que dar. Para nosotros lo importante es hablar de Cervantes, que tuvo una vida muy complicada. Nuestros proyectos en Alcalá no son solo culturales, sino que tienen que ver con su azarosa vida y la actualidad que estamos viviendo. Hablamos de restaurar fachadas de la ciudad con motivos del Quijote y que participen chavales de instituto. No queremos hacer una exposición de la pluma que usó el escritor, sino sacar a 500 chavales a la calle y hacer arte.

P. ¿Y si comparamos lo que se está haciendo en España con lo que hacen los británicos con Shakespeare?

R. A todos los españoles nos hubiese gustado ver a nuestro presidente hacer como David Cameron [primer ministro británico] dirigiéndose a todo el país, hablando de Shakespeare, del inglés como idioma que ha permitido trascender la imagen de una isla a todo el mundo. En España habría sido también muy bien recibido, con independencia de nuestras ideas políticas, que Mariano Rajoy hubiera hecho algo semejante.

P. ¿La comisión le pidió apoyo a Rajoy?

R. En la comisión siempre hubo voces que han reclamado más peso político, más allá de lo realizado por el Ministerio de Cultura. La Academia de la Lengua, con Luis María Ansón como representante, siempre ha sido muy reivindicativa. Alcalá hizo lo mismo. No queríamos gastar en fuegos artificiales, sino en un proyecto que trajera un futuro vinculado al castellano.

P. ¿El Ayuntamiento de Madrid se ha dirigido a ustedes para celebrar algo de forma conjunta?

R. Hemos contactado con ellos hace poco. Ana Botella se empeñó solo en recuperar los huesos del escritor. Y fracasaron, porque en los enterramientos de esa época, si no se era famoso, los restos terminaban mezclados. Es inconcebible que Botella no estuviera en la comisión nacional. Y a Manuela Carmena, el día a día le ha impedido reflexionar que hubiera sido muy importante haberse involucrado más. Podían haber vinculado la capital donde murió con este evento. Es paradójico que nosotros estemos más involucrados, cuando aquí nació y lo que se celebra es el cuarto centenario de su muerte, pero en nuestro ADN está reivindicar la figura de Cervantes mirando hacia el futuro. No queremos nada nostálgico.

P. ¿Qué vestigios quedan en la ciudad?

R. La partida de bautismo, que la custodia el Ayuntamiento y la va a ceder para una exposición de la Biblioteca Nacional. En otoño volverá y la expondremos. También la pila donde fue bautizado y un proyecto de remodelación de ese espacio. Tenemos la Casa de Cervantes... Es una visita muy interesante al centro histórico.

P. ¿Algo más?

R. Lo más importante. Cervantes no era rico, tiene una historia muy semejante a la gente que vive en Alcalá. Tenemos 40.000 inmigrantes que lo están pasando mal. Aquí hay gente parada. Cervantes fue un señor que tuvo que salir a combatir en Italia, no por gusto, sino por necesidad. Pasó hambre, estuvo en prisión por manejo de fondos públicos. Es interesante pensar en esa España y en esta España

P. ¿Cómo lo celebrarán?

R. El pistoletazo será el 23 de abril, cuando se entregan los Premios Cervantes en la ciudad, que es un fin de semana de gran participación ciudadana: vecinos, actores, actuaciones, actividades en la calle, con el comercio volcado... Y en otoño tendremos el mercado cervantino que visitan hasta 200.000 personas, pero que tiene que ser más potente y más reconocido. Y exposiciones. Y los colegios participando activamente, porque es necesaria su presencia. Cervantes tiene que ser un referente para la sociedad, como Reino Unido está haciendo con William Shakespeare. Alcalá de Henares ha llegado con los deberes hechos en 2016, otros no. Pero hay que mirar hacia delante.

P. ¿Aún es optimista?

R. No gano nada no siéndolo. Sería bueno que este Gobierno coja teléfonos y llame a la sociedad civil, porque todavía estamos a tiempo

P. ¿A tiempo?

R. El régimen fiscal incluye el periodo del 23 de abril de 2016 a 23 de abril de 2017.

P. Eso es hacer trampas

R. No. [Ríe] ¿Por qué no? Celebremos la muerte y el año posterior. Hay tiempo para poder organizar cuestiones participativas. Hay que crear plataformas para que la gente se sienta parte de todo. Si creemos que España es un proyecto que merece la pena, hay que confiar más en la gente y menos en las celebraciones de fuegos artificiales. Luego no queda nada.