Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una multitudinaria marcha exige a Feijóo un giro en su política pesquera

Marineros, mejilloneros, mariscadoras y ecologistas abarrotan el Obradoiro reclamando "un mar con futuro para las próximas generaciones"

Niños portan una pancarta tras la llegada de la marcha al Obradoiro.

Iba a ser una movilización contra una controvertida ley de acuicultura impulsada por el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo pero la retirada del proyecto hace cuatro días no la ha parado. La marcha atrás de la Xunta con esta norma, que según sus detractores abría la puerta a las multinacionales para explotar la costa gallega, ha llenado todavía más de argumentos a empresarios y trabajadores de la pesca y el marisqueo de Galicia para pedir la dimisión de la conselleira do Mar, Rosa Quintana, y de todo su equipo. La multitudinaria marcha de este sábado en Santiago ha exigido un cambio de rumbo de las políticas de este departamento para frenar la pérdida de recursos económicos y de mano de obra artesanal.

La respuesta a la convocatoria de la Federación Galega de Cofrarías de Galicia y la Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa ha sido masiva. Sus portavoces han calificado de histórica la movilización. Unas 30.000 personas –según estimaciones de los organizadores- recorrieron las calles de Santiago hasta llegar a la Praza do Obradorio procedentes de todos los puntos de Galicia, desafiando a los chaparrones de lluvia y granizo.

Además de las reivindicaciones que llevan años exigiendo los trabajadores del mar, la marcha –con sonido de gaitas de fondo- se convirtió en emblema del cambio generacional que requieren el marisqueo y la pesca en Galicia. Niños, mujeres y curtidos marineros reclamaron “un mar con futuro para las próximas generaciones”.

"Esto es una muestra de unidad del sector del mar para defenderlo, una muestra de cómo unidos podemos conseguir muchas cosas", valoró el presidente de la federación de cofradías gallegas, Tomás Fajardo. “Y una prueba de ello es la retirada del anteproyecto de la ley de acuicultura, hecho que se ha conseguido gracias a que estamos unidos”, subrayó.

Fajardo defendió una Consellería do Mar que cuente con las empresas y trabajadores gallegos y "atienda sus intereses y no los de empresas foráneas". "N se trata solamente de la acuicultura, sino de los problemas con las cuotas, las rías y la mortandad del marisco, mucho descontento. Son muchas las causas que nos traen hoy aquí pacíficamente a Santiago", ha zanjado el portavoz de las cofradías, informa Europa Press.

También el portavoz de la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa, Xaquín Rubido, aseguró que la retirada del anteproyecto fue la gota que colmó el vaso. “Rosa Quintana está totalmente desacreditada, por eso pedimos formalmente su dimisión", ha afirmado."Nuestro mar ha estado abandonado durante bastantes años y hoy, la pesca artesanal, el marisqueo, los bateeiros, todo nuestro sector productivo tradicional, está aquí para reclamar un cambio de rumbo de la consellería". Rubido ha pedido a la Administración que "se siente hablar y a dialogar previamente sobre cualquier norma que quiera poner sobre la mesa".

Además de sindicatos, marineros del cerco, mejilloneros, mariscadoras, plataformas ecologistas y cofradías de todo el litoral gallego, la marcha también ha contado con la presencia de representantes políticos de la oposición, como el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro; el portavoz parlamentario de AGE, Xosé Manuel Beiras; el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence; y los seis diputados de En Marea en el Congreso.

Besteiro valoró la protesta en clave económica y ha incidido que la política del PP ha dado como resultado que haya 4.500 cotizantes menos en el mundo del mar que hace siete años”. "Ha habido poco peso político para defender los intereses del mundo de la pesca, especialmente de la artesanal y el marisqueo o del cerco y esta manifestación es un mensaje claro para Feijóo de que así no se legisla", declaró Besteiro, que ha acudido acompañado por diversos diputados del PSdeG en la Cámara gallega.

El colofón a la multitudinaria marcha la puso el humorista gallego Carlos Blanco que dio lectura al manifiesto, O latexo do mar de Galicia. ”Este sábado 27 de febrero el mar decidió venir a Santiago en un día histórico", proclamó para referirse a un sector del mar “abandonado” por unas políticas que suponen “una muerte segura” de los recursos que los trabajadores “no están dispuestos a consentir”. “La conselleira cometió el error de minusvalorarnos y no podemos confiar en sus palabras”, dijo Blanco, que hizo un repaso a los problemas de saneamiento de las rías, pidió un mayor control de la mortandad de moluscos y de las mareas rojas y defendió la denominación de origen de los productos gallegos.