Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Elefantes por la calle de Alcalá

Los animales del Circo Mundial viven desde hace un mes en el aparcamiento

de la plaza de toros de Las Ventas

Los tres elefantes del Gran Circo Mundial salen a dar un paseo por las afueras de la plaza de toros de Las Ventas. Inmediatamente, una oleada de turistas se acerca para grabar vídeos y, claro, tomar selfies. El domador, Anthony Lee, conduce cada uno de los inmensos animales llamándoles por sus nombres: Susy, Jenny y Bully. La breve excursión es parte de la rutina de la compañía circense, que desde el día 2 de febrero tiene sus caravanas aparcadas en la plaza, pero sigue sin poder presentarse por no tener todos los permisos. Después de casi un mes en esa situación, los artistas esperan poder recibir al público a partir del día 3 de marzo, fecha también comentada por la portavoz del gobierno municipal, Rita Maestre.

Los cerca de 70 animales del circo pasan estos días de espera ensayando con frecuencia. “Son muy inteligentes, pero, si no entrenan, se olvidan de lo que tienen que hacer”, señala el director del circo, José María González Villa. En la compañía trabajan más de 50 dálmatas, 10 caballos, tres elefantes e, incluso, un cocodrilo.

Mientras no pueden presentarse, los animales disfrutan de unos momentos de libertad por las mañanas. Así, muchos transeúntes pueden acercarse para hacer algo tan curioso como dar una zanahoria a un elefante antes de entrar en el metro de Ventas. El director del circo afirma que, aunque los animales sigan en sus jaulas y tiendas, reciben el tratamiento necesario para vivir con calidad, ya que son “parte de la familia del Circo Mundial”. Para José Navas, presentador del espectáculo desde hace siete años, la idea de que en los circos hay maltrato animal es un gran equívoco: “Que vengan aquí a ver cómo los cuidamos bien”, declara.

Sin embargo, el pasado jueves la plataforma protectora de animales InfoCircos ha solicitado al Ayuntamiento y a la Comunidad “la retirada inmediata de los animales del Circo Mundial”. InfoCircos señala que su larga estancia en el aparcamiento incumple las normas de seguridad pública y de bienestar animal.

Con relación al permiso, el gran error del circo fue no mirar el calendario. Según González Villa, deberían haber pedido el permiso con 30 días de antelación, pero lo hicieron unos 15 días antes. El Mundial, que ya es una atracción clásica en Madrid, fue creado en 1976 y actuó por última vez en Las Ventas en 2011.

González Villa cuenta que ha perdido mucho dinero por el retraso, ya que tiene que mantener las instalaciones y la alimentación de los animales y a algunos de los artistas sin tener ingresos. El director del circo espera compensar algo con los 10 días de funciones que quedan. “No vamos a recuperarnos de esa ruina, pero podremos comprar gasolina para irnos a Sevilla enseguida”, afirma. Y recuerda: “Como decía Miliki, haga frío o haga calor, el Circo Mundial siempre da su función”.