Selecciona Edición
Iniciar sesión

Otro profesor de Maristas confiesa tocamientos a antiguos alumnos

El docente ha admitido que los niños tenían de 7 a 10 años y que les hizo tocamientos en los genitales cuando los llamaba a su mesa

Un segundo profesor de un colegio de los Maristas de Barcelona, el ubicado en el Eixample, ha confesado haber cometido tocamientos a antiguos alumnos del centro entre los años 70 y 90, cuando era tutor de un curso de EGB, uno de los cuales ha denunciado ahora el caso a los Mossos d'Esquadra.

Según publica hoy la edición digital de El Periódico, el profesor, A.E., que hace años abandonó el centro y vive ahora en su pueblo natal de la Comunidad Valenciana, ha reconocido al rotativo que, entre sus alumnos, que tenían de 7 a 10 años, "a alguno sí" les hizo tocamientos en los genitales cuando los llamaba a su mesa.

En conversación telefónica con los periodistas, A.E. asegura que entonces sentía "una especie de atracción" hacia los menores y que voluntariamente optó por "dejarlo estar": "No me echaron del colegio. Me fui yo por ese problema, que era superior a mis fuerzas".

El exdocente añade que una vez "pasó un caso de esos con un menor, pero no fue nada especial. Yo no creía que hubiera hecho nada, pero un padre se quejó, bueno, dijo que había habido algún tocamiento y eso. Pero yo no consideraba que eso fuera un tocamiento y por eso lo dejé todo. Porque, me dije, a ver si ahora por cualquier cosa...".

Tres exalumnos del colegio de los Maristas de La Inmaculada, en el distrito del Eixample de Barcelona, han relatado ahora al rotativo los abusos sexuales a los que los sometió un profesor cuando contaban entre 7 y 10 años de edad, entre los años 70 y 90.

En 1977, la familia de uno de los niños alertó a la dirección de la escuela de que A. E. abusada de su hijo, pero la escuela no atendió la queja y el profesor siguió en su puesto durante 16 años más.

En 1993, la madre de otro de los menores denunció ante el director los tocamientos que el mismo profesor le hacía a su hijo, fecha en la que el colegio decidió al parecer apartar al docente a cambio de que la familia renunciara a su intención de denunciar el caso a la policía, según ha afirmado la mujer, M.C., a El Periódico.

Ha sido el hijo de esta mujer, que actualmente tiene 32 años, el que finalmente se ha puesto en contacto con los Mossos d'Esquadra para denunciar el caso.

La Fundación Champagnat, que gestiona todas las escuelas de los maristas en Cataluña, ha asegurado hoy a Efe que no les consta ninguna denuncia sobre presuntos abusos cometidos en los Maristas del Eixample de Barcelona en 1993 y que si les llegase una denuncia actuarían "en consecuencia".

Por su parte, las denuncias por abusos en la escuela Maristas de Sants-Les Corts se acercan a la treintena, la mitad de ellas dirigidas contra el pederasta confeso Joaquín Benítez y el resto contra diversos profesores del centro.

Más información