Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La huelga de Renfe deja las líneas con solo dos de cada tres trenes

Los servicios mínimos a las horas punta (de 6.00 a 9.30 y de 17.00 a 20.30) están garantizados

La semana de huelgas en el transporte público en Barcelona acaba este viernes con un paro de 23 horas que está llamado a seguir los trabajadores de Renfe que opera en la provincia. El servicio de Rodalies y regionales se reducirá al 66% entre las 6.00 y las 9.30 y entre las 17.00 y las 20.30. Solo dos de cada tres trenes circularán en esta franja horaria. El resto del día, los servicios mínimos han sido fijados en el 33%.

En la red de Larga Distancia y Alta Velocidad se han elevado los servicios mínimos al 72% y en Avant, al 63%. Esta mañana, paneles informativos avisaban de la supresión de 25 trenes de este tipo, entre ellos, 11 AVE. Pese a que solo los empleados de la provincia están convocados a la huelga, se han anulado incluso trenes que tenían otras comunidades autónomas como origen pero que paraban en la capital catalana. Los viajeros con billetes adquiridos con antelación al paro podrán solicitar el cambio o reembolso sin coste adicional en estaciones y agencias de viaje.

De momento, la jornada de huelga transcurre sin incidencias. Esta mañana, durante la hora punta se ha podido ver convoyes con más pasajeros de lo usual y ya en las horas valle, algunos usuarios se quejaban de esperas de hasta 30 minutos para trenes que en un día normal pasan cada 10.

La plantilla protesta contra la inseguridad de los empleados que trabajan de cara al público, en especial, de los interventores. El secretario de Acción Sindical de UGT, Francisco Cárdenas, ha explicado que el personal sufrió el año pasado 23 ataques de pasajeros a empleados que requirieron baja médica.

El caso que más repercusión tuvo fue el del revisor al que el verano pasado un viajero le arrancó parte de la oreja de un mordisco cuando le pidió que mostrara el billete. La víctima se encuentra aún de baja. El incidente más reciente es la paliza que recibió por parte de cuatro jóvenes otro interventor a principios de mes en la estación Gualba. Los trabajadores se concentrarán este mediodía en el vestíbulo de Sants.

Más información