La placa al 15-M en la puerta del Sol enfrenta a PP y Ahora Madrid

La iniciativa contó con los votos a favor de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos

El Ayuntamiento de Madrid decidió en noviembre colocar una placa en la puerta del Sol en homenaje al movimiento social surgido el 15 de mayo de 2011, que ocupó pacíficamente la plaza durante tres semanas y generó un profundo cambio político y de activismo ciudadano. Ahora que se acerca el quinto aniversario, el gobierno municipal de Ahora Madrid, que nació en aquella protesta y ha llegado a la alcaldía a través de las urnas, ultima la colocación de la placa. Enfrente tiene al Partido Popular, cuya líder regional, Cristina Cifuentes, lo ve “una ofensa a las víctimas” del terrorismo del 11-M, que tienen ya su placa en la sede del Gobierno regional en Sol.

Ahora Madrid defiende la colocación de la placa por la “innegable” influencia política y social del movimiento. Llevaría la leyenda: “Dormíamos, despertamos”.

La Junta de Distrito de Centro aprobó en noviembre su colocación, con el respaldo del Partido Socialista y Ciudadanos y la oposición del PP. La alcaldesa, Manuela Carmena, dijo entonces: “No sé hasta qué punto las placas son lo más importante, pero sí es importantísimo reconocer el papel que para la regeneración democrática tuvo ese movimiento joven”.

“Una broma de mal gusto”

Falta ahora la aprobación de la Junta de Gobierno municipal. Luego, la concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible decidirá dónde colocarla. Difícilmente será en la Casa de Correos, sede del Gobierno regional, porque para Cristina Cifuentes —presidenta madrileña y líder de la gestora que rige el PP desde la dimisión de Esperanza Aguirre por los casos de corrupción— supone “una broma de mal gusto”.

Se opone Cifuentes a colocarla en la misma pared (la fachada principal de la Casa de Correos tiene 73 metros de longitud) que muestra ya sendas placas en honor a las víctimas del atentado terrorista del 11 de marzo de 2004; y a los madrileños que se alzaron el 2 de mayo de 1808 contra las tropas napoleónicas.

Por lo demás, otros hitos relevantes en la plaza son una estatua del siglo XVII (la Mariblanca); una placa en el suelo por el kilómetro cero de las carreteras españolas; la estatua del oso y el madroño que simbolizan la ciudad; y un cartel de la bodega Tío Pepe.

“Sería una ofensa a las víctimas que mientras sea presidenta de la Comunidad no voy a permitir”, afirmó Cifuentes. Eliminada pues esa posibilidad, queda por ver si el Ayuntamiento tiene potestad legal para colocar una placa en Sol sin el permiso previo de la Comisión Local de Patrimonio Histórico (que preside y controla la Comunidad de Madrid), toda vez que se trata de un espacio protegido por su valor histórico.

Más información