Selecciona Edición
Iniciar sesión

En Marea pide que el Congreso investigue el ‘caso Alvia’

El PP lo ha impedido hasta ahora con la abstención del PSOE, pero con la nueva composición de la Cámara podría salir adelante si los socialistas mantienen su postura

Podemos y el Grupo Mixto han presentado en el Congreso de los Diputados una petición, a iniciativa de los parlamentarios gallegos de En Marea, para crear una comisión de investigación sobre el accidente de tren que el 24 de julio de 2013 provocó 80 muertos y 150 heridos a la entrada de Santiago. Iniciativas similares ya fueron tumbadas en el pasado por la mayoría absoluta del PP tanto en el Congreso como en el Parlamento de Galicia, pero la nueva correlación de fuerzas en la Cámara baja puede hacer que esta vez prospere si el PSOE se mantiene en la abstención por la que ha venido optando hasta ahora. Las víctimas, que hace un año también presentaron sin éxito más de 115.000 firmas reclamando esa comisión, esperan que ahora sí pueda salir adelante.

Tanto PP como PSOE argumentan en público que el accidente de Santiago ya está siendo investigado en la vía judicial, pero en privado admiten el temor de que una investigación política acabe afectando al exministro socialista de Fomento José Blanco y a la actual titular, la popular Ana Pastor. El primero estaba en el cargo cuando Adif, la empresa pública gestora de la red ferroviaria, decidió no instalar en la curva en la que ocurrió el accidente el sistema de control constante de la velocidad ERTMS que lo habría evitado. La segunda ya era ministra cuando Adif permitió desactivar el control de velocidad también a bordo de los trenes Alvia, como el siniestrado. En el accidente, el maquinista, Francisco José Gazón, único imputado, se despistó y no frenó a tiempo antes de la curva de Angrois sin que existiese ningún sistema de control de la velocidad que pudiese evitar o paliar su despiste. Las víctimas culpan a PP y PSOE de esas decisiones que supusieron reducir la seguridad de la línea y el tren.

La postura del PSOE sobre el accidente de Santiago contrasta con la adoptada en el caso del metro de Valencia, donde siempre defendió la necesidad de una investigación parlamentaria como la que ahora se está desarrollando en las Cortes Valencianas. En el caso de Santiago, la mayoría absoluta del PP le ha valido hasta ahora a los socialistas para no tener que votar en contra de las comisiones de investigación solicitadas tanto en Madrid como en Galicia. Pero la nueva correlación de fuerzas en el Congreso podría obligar a los socialistas a abandonar su abstención ya que además de Podemos y varios grupos minoritarios, el propio líder de Ciudadanos, Albert Ribera, se comprometió en campaña ante las víctimas a esclarecer las causas del accidente.

En la presentación de la iniciativa parlamentaria, los diputados de En Marea estuvieron acompañados por el presidente de la plataforma de víctimas del siniestro, Jesús Domínguez, quien dijo no entender "que PSOE y PP en este caso vayan de la mano para impedir la investigación". “A mayores de ocultación, las víctimas sufrimos la humillación de que la mayoría de los responsables políticos fueran ascendidos tras el accidente”, criticó. En el acto participó también la exdiputada popular Teresa Gómez-Limón, víctima del siniestro, quien criticó que “la Administración no colaboró con la justicia, ocultó información mientras los dos grandes partidos se ponían de acuerdo; tienen mucho que ocultar”. Por su parte, la portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, destacó que esta sea una de sus primeras iniciativas e indicó que siempre ha sido una de sus condiciones para poder alcanzar un pacto de gobierno con el PSOE. “Durante dos años y medio este Congreso rechazó permanentemente la investigación de este accidente y creemos que esta Cámara tiene una deuda con las familias y con el resto de la ciudadanía”, sentenció.

En el ámbito judicial, tanto el juez instructor del caso como el fiscal no consideran relevantes penalmente ninguna de las decisiones tomadas por Adif y Renfe que supusieron una merma de la seguridad de la línea ferroviaria, por lo que han propuesto que se abra juicio oral cuanto antes solo contra el maquinista por su despiste. Por contra, las víctimas y el abogado del conductor quieren que se siga investigando y han recurrido ante la Audiencia Provincial de A Coruña, que está pendiente de adoptar una decisión.

Junto con el argumento de que aún está abierta esa investigación judicial, otra de las razones esgrimidas hasta ahora por PP y PSOE para rechazar la investigación parlamentaria es que el Congreso y el Ministerio de Fomento ya impulsaron sendas comisiones para la mejora del sistema ferroviario de carácter político y científico-técnico, respectivamente. La primera, cuyas sesiones se celebraron a puerta cerrada, concluyó reclamando mejoras en la seguridad ferroviaria pero con un coste económico adecuado al volumen de tráfico de cada línea. La segunda, pese a constituirse a raíz del accidente de Santiago, no lo mencionó en ningún momento en sus conclusiones pero recomendó la revisión “urgente” de la seguridad de toda la red ferroviaria.

Por su parte, tras el accidente el Ministerio de Fomento ha ido implantando una veintena mejoras de la seguridad ferroviaria, pero ninguno de los cargos políticos o técnicos responsables de la seguridad de vías y trenes ha sido apartado o ha asumido ninguna responsabilidad política o administrativa por el siniestro.