Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PSC y Ciudadanos chocan sobre el catalán en la escuela

Los socialistas creen que no afecta a la inmersión y el partido de Rivera entiende que podría acabarse

El PSC y Ciudadanos apenas han tardado 24 horas en discrepar sobre el modelo lingüístico educativo fijado en el pacto para facilitar la investidura de Pedro Sánchez. Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña, interpreta que si el acuerdo prospera podría ser el fin a la inmersión lingüística en catalán, mientras Miquel Iceta, primer secretario del PSC, cree que se preserva al respetar las competencias de las comunidades. Los dos partidos tienen posturas antagónicas y el documento es tan ambiguo como para contentar a ambas partes.

Los socialistas y la dirección de Ciudadanos realizaron ayer una lectura como la noche y el día sobre el acuerdo que asienta un modelo bilingüe o trilingüe en España añadiendo una lengua extranjera a la oficial de cada comunidad. El texto añade que se respetarán las competencias de cada autonomía “para establecer el peso ponderado de cada lengua en el horario escolar”.

Iceta negó que el documento pretenda corregir el modelo de inmersión catalán sino que se trata de introducir una tercera lengua en el sistema educativo. “Las competencias de la Generalitat no se tocan y el catalán seguirá siendo lengua vehicular”, dijo, aunque admitió que el fomento de ese tercer idioma obligará a hacer algún “retoque” en la distribución de las horas.

Arrimadas defiende una interpretación distinta. Dice que se asienta la escuela trilingüe y que en Cataluña catalán, castellano e inglés pasarán a ser vehiculares. Iceta lo niega y asegura que el catalán es y seguirá siendo la lengua vehicular en las escuelas de Cataluña.

“Nadie me ha convencido aún de que sea mejor estudiar solo en una lengua que en tres”, dijo Arrimadas recordando uno de los habituales dardos que Ciudadanos lanza contra la inmersión: que José Montilla y Artur Mas llevaban a sus hijos a escuelas trilingües. “Es un éxito”, dijo en alusión al pacto. En su opinión, el inglés es fundamental para garantizar la “competitividad y la igualdad” de todas las familias y no solo exclusivo para aquellas que pueden pagar clases particulares de inglés. Desde que nació hace una década, Ciudadanos ha mostrado una oposición furibunda a la inmersión mientras los socialistas la consideran intocable por su contribución a la cohesión social. El PSC recordó que en el pacto no se mencionan las lenguas vehiculares y que lo relevante es la incorporación del inglés.

El acuerdo permite varias interpretaciones: asienta el modelo trilingüe pero deja en manos de las autonomías la ponderación sobre el uso de las lenguas, en este caso de la Generalitat, que rechaza su aplicación. Fernando del Páramo, diputado de Ciudadanos, señaló que el pacto se elaboró pensando en toda España y no solo en Cataluña y que de aplicarse sí que podría poner fin a la inmersión. “La alusión a las comunidades autónomas está en la ley. Es un documento para quien quiera adherirse. Otra cosa es que la Generalitat no aplique las sentencias que la obligan a ponderar”, dijo.