Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cataluña devolverá a Aragón 53 de los 97 objetos de arte de Sijena

Los consejeros de cultura de las dos comunidades desbloquean el conflicto por bienes patrimoniales que les enfrenta desde hace años

Los consejeros de Cultura de Aragón, Mayte Pérez, y de Cataluña, Santi Vila, acordaron ayer en Zaragoza, durante su primer encuentro, dar un paso de gigante para solucionar los conflictos que enfrentan a estas dos comunidades vecinas por bienes patrimoniales desde 1995. Tras una reunión de más de tres horas, los consejeros explicaron que han pactado lo que parecía impensable hace unas semanas: que 53 de las 97 piezas de arte del monasterio oscense de Sijena que se conservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) desde que las antiguas monjas del monasterio las vendieran a la Generalitat en los años setenta, vuelvan a Aragón. Los bienes regresarán, según explicaron fuentes cercanas al consejero catalán, en categoría de “depósito”, por lo que la propietaria de los mismos seguirá siendo la Generalitat de Cataluña. Estos 53 bienes no están catalogados y en la actualidad no se exponen en el museo catalán, sino que se conservan en sus almacenes.

Durante la reunión se ha acordado también la creación de un grupo de trabajo para seguir avanzando en la resolución de los frentes abiertos y buscar formas de “gestión conjunta del patrimonio”; sobre todo, el conflicto enquistado por las 113 obras de arte del Aragón oriental —conocida como la Franja—, que se conservan en el Museo de Lleida, y resolver el asunto de las pinturas murales de la sala capitular, también del monasterio de Sijena, que el MNAC expone al final de su colección de románico, y que en Aragón aseguran que fueron expoliadas durante la Guerra Civil. La primera reunión de trabajo será en marzo, pero no se ha fijado un calendario de temas.

Los consejeros Vila y Pérez y sus equipos, durante la reunión de esta mañana.

Soluciones políticas

Las otras 44 piezas reclamadas, que se conservan en el Museo de Lleida, sí están inventariadas como patrimonio cultural catalán y también aragonés, lo que exige “procedimientos para devolverlas”, según Pérez. Por su parte, Vila, remarcó a la salida de la reunión, que se trata de “objeciones administrativas y de tipo legal” que requieren decisiones que no sólo le corresponden al consejero, sino también a instituciones que tienen que informar favorablemente de forma preceptiva antes de su resolución.

La decisión de devolver las 53 obras se produce pocas semanas después de que la propia Generalitat recurriera ante el Tribunal Constitucional la sentencia de un juzgado de Huesca que les obligaba a restituirlas todas. Y de hecho los procesos y recursos continuarán en los tribunales independientemente de los acuerdos que se tomen. “Creemos en soluciones políticas, nunca se tenía que haber llegado al campo judicial”, afirman desde la Generalitat, que califica el acuerdo de ayer como de “gesto de buena voluntad, con la intención de poder seguir trabajando en facilitar la mejor forma de poner el patrimonio al alcance del ciudadano, buscando siempre dónde se puede conservar mejor”. Y siguiendo estos parámetros, sostienen que “no habrá duda de que la mejor manera de conservar las pinturas murales de la sala capitular es el MNAC”. La consejera de cultura de Aragón se comprometió ayer a encargar un estudio económico y técnico sobre la idoneidad o no de trasladar las pinturas murales.