Selecciona Edición
Iniciar sesión

Colas en los accesos a Barcelona por la huelga de metro

Retenciones también en las principales calles de la ciudad

Viajeros en el metro de Barcelona. FOTO: ALBERT GARCÍA / VÍDEO: ATLAS

La segunda jornada de huelga del metro de Barcelona, coincidiendo con el Mobile World Congress, ha vuelto a ocasionar colas en los accesos en transporte privado a la ciudad. A primera hora de la mañana, las retenciones habituales se han avanzado media hora, según el Servicio Catalán de Tráfico. La Ronda de Dalt o el Nus de la Trinitat están colapsadas. También ha habido retenciones en la A-2 en Cornellà en dirección a Zona Franca, en Sant Vicenç dels Horts y en el tramo sur, en Martorell. Dentro de la ciudad, las retenciones se han concentrado en la Via Augusta, Glòries y la plaza de España.

La huelga de hoy en el metro se alargará hasta las 22.00 y está siendo seguida por el 97% de los trabajadores, según el comité de huelga. TMB ha preferido no dar datos hasta que acabe la jornada. Los servicios mínimos entre las 6.30 y las 9.30 y entre las 16.00 y las 20.00 se han ampliado este miércoles al 65%, con convoyes que pasan cada cinco o seis minutos. Los pasajeros viajan sin grandes aglomeraciones, a pesar de que hay un 12% más de gente que el lunes —la primera jornada de huelga—, cuando muchos optaron por la red de autobús como alternativa. Fuera de las horas punta, circulará uno de cada tres trenes en intervalos de entre ocho y 11 minutos.

TMB ha informado de que el metro ha tenido esta mañana en horas punta un 28% menos de usuarios de lo habitual en un día laborable. La red ha sufrido un par de incidencias que provocaron dos breves paradas en las líneas 1 y 2. La primera, para auxiliar a un viajero y, la segunda, para "restablecer el sisteme de señalización en la zona de Bellvitge", aunque el tráfico fue restablecido a los pocos minutos.

Después de las nueve de la mañana, la afluencia ha sido un 34% inferior a un día sin paro. La empresa ha vuelto a cerrar de forma preventiva 20 entradas a estaciones para facilitar la gestión de flujos de pasajeros, aunque esta vez no se han limitado los tornos de acceso como en los últimos paros. Mientras tanto, las negociaciones entre los trabajadores y la empresa pública continúan en punto muerto, después de romperse durante la madrugada del martes.

Tranquilidad en el metro

ANA GONZÁLEZ LISTE

El aumento de los servicios mínimos ha provocado que los usuarios del metro casi no perciban la huelga. A lo largo de la tarde están esperando entre 4 y 6 minutos por los trenes y muchos turistas ni se han enterado del paro de los trabajadores. "La huelga nos parece fatal aunque hemos tenido suerte", comentaba una viajera. Pilar ha llegado más tarde al trabajo y Sara considera que los trabajadores "podían haber tenido más consideración" y no dificultar la circulación justo la semana del Mobile World Congress.

Maricarmen, una empleada de TMB que se dirigía a su puesto porque estaba de servicios mínimos, estaba molesta porque este miércoles la incidencia ha sido menor que el lunes: "Se hacen las cosas para que se note". Esta trabajadora se muestra muy crítica con la actuación de la alcaldesa, Ada Colau, y destaca que en 4 meses de negociación no se avanzó en nada: "Tenía que haberse mojado por los trabajadores y no por el Mobile. El presidente del comité de empresa ya habló con ella en la inauguración de la L9 y no se hizo nada". 

Más información