Selecciona Edición
Iniciar sesión

El consejero delegado del MWC critica la huelga y no asiste a la inauguración

John Hoffman se ha ausentado "decepcionado por la huelga" de la inauguración oficial del congreso este lunes

La huelga de metro que llevaron a cabo ayer los trabajadores de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) coincidiendo con el Mobile World Congress (MWC) tuvo más incidencia en la calle que bajo tierra. La red funcionó por la mañana con servicios mínimos pero sin apenas aglomeraciones, mientras que los accesos a la capital catalana registraban largas colas por los usuarios que se desplazaron en coche como alternativa al suburbano. Sin embargo, el paro de 24 horas soliviantó a la organización del congreso, la asociación de operadores móviles GSMA. Su consejero delegado, John Hoffman, plantó a las autoridades que acudieron al acto oficial de inauguración de la mañana y dijo estar “decepcionado” por la huelga.

El primer ejecutivo del MWC la semana pasada dijo albergar esperanzas de que se desconvocaran los paros para evitar que se pusiera “en peligro la relación de confianza que se ha creado con la gente que viene de todo el mundo”. Sin embargo, el sábado la empresa municipal de transporte y la plantilla rompían negociaciones y hacían inevitable la huelga al menos del lunes. Anoche TMB y el comité de empresa retomaron el diálogo para desconvocar el paro del miércoles tras una oferta de los trabajadores.

Hoffman asistió a la cena oficial del domingo que presidió Felipe VI. Sin embargo, se ausentó del paseo por los pabellones con las autoridades al que acudía cada año y al que fueron, entre otros, el ministro de Industria, José Manuel Soria; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín. También estuvieron el vicepresidente Oriol Junqueras y el presidente de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet.

Fuentes de la organización quitaron hierro al asunto y aseguraron que por la mañana Hoffman estaba ocupado comprobando que funcionaba el plan B que habían puesto en marcha para procurar que los congresistas pudieran llegar a tiempo al recinto de la Gran Via de Fira de Barcelona. El entorno del consejero delegado, sin embargo, admitió el "disgusto" de la organización. Y más tarde, Hoffman —que tampoco acudió al almuerzo de la fundación Mobile World Capital— se encargó de expresarlo.

“Estamos muy decepcionados por la huelga”, dijo Hoffman, quien añadió que “en este momento” su máxima preocupación es llevar a cabo con éxito el congreso y enderezar “los asuntos de transporte durante el evento”. GSMA renovó con Barcelona el contrato del congreso, que tiene un impacto económico de 460 millones de euros y genera 13.000 puestos de trabajo temporales. Ayer el grupo municipal de CiU cargó contra Colau al considerar que está incumpliendo una de las condiciones del contrato, que es garantizar la movilidad. La federación acusó a la alcaldesa de empezar a negociar “tarde” y de hacerlo con una “cierta ingenuidad”.

El acto de inauguración se llevó a cabo en un ambiente distendido. Puigdemont, en declaraciones a los medios, apostó por que Barcelona será “siempre” la anfitriona del Congreso y aseguró no sentirse incómodo por la presencia de Soria. “Siempre serán bienvenidos los ministros de cualquier país, comenzando por los de España, obviamente”, aseguró Puigdemont.

A pesar de que el MWC arrancó el domingo por la tarde, entre lunes y miércoles tienen lugar los días fuertes. En los 11 años de celebración, el evento se ha casi duplicado al superar los 95.000 congresistas, que durante estos días han llenado los hoteles de la ciudad.

Colau niega que las relaciones con GSMA peligren

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dijo entender que para GSMA “no sea buena noticia una huelga de metro”, pero recordó que los congresistas llegaron a Fira y consideró que el Congreso sigue siendo un “éxito”.

Colau, que afirmó que no pudo hablar con Hoffman, negó que las relaciones entre el Ayuntamiento de Barcelona y el GSMA estén “en peligro”. “En absoluto, todos hemos trabajado para que el congreso sea un éxito”, afirmó Colau, quien sostuvo que la “movilidad” en la capital catalana quedó ayer “garantizada” salvo “en algunos puntos calientes”.

 

Más información