Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez concede a Carlos Fabra el segundo permiso de libertad

El exmandatario saldrá por unos días de la prisión de Aranjuez

El juzgado de vigilancia penitenciaria ha concedido a Carlos Fabra el permiso que le negó en Navidad. Tanto el juzgado como la junta de tratamiento de la cárcel de Aranjuez, donde Fabra cumple cuatro años de condena por fraude fiscal, han dado el visto bueno a la solicitud y el exmandatario abandonará por unos días la prisión.

Se trata del segundo permiso penitenciario del que disfruta el expresidente de la Diputación de Castellón y del Partido Popular de la provincia. Fabra había solicitado este segundo permiso en vísperas de Navidad para pasar unos días con su familia, pero no le fue concedido y todo apunta que fue debido a la cercanía de las elecciones generales, el 20 de diciembre.

El exlíder de los populares castellonenses ya disfrutó de un permiso en octubre de 2015 y estuvo cuatro días fuera de la cárcel. Esos primeros días de libertad los pasó en Madrid con su hija Andrea Fabra y sus nietos, que residen en la capital.

Desde que se cumplió el mínimo legal para poder disfrutar de estos permisos de semilibertad, Carlos Fabra ha sido insistente en sus peticiones. A finales de agosto de 2015 le fue denegado el primero que pidió. La junta de tratamiento sí accedió a concederle la segunda de las solicitudes, así como ha dado el visto bueno a esta cuarta petición.

Fabra cumple condena por cuatro delitos de fraude fiscal cometidos entre los años 1999 y 2003. El tribunal le consideró culpable de los cuatro delitos y le impuso un año de prisión por cada uno de ellos, así como una multa de más de 700.000 euros y la obligación de restituir el dinero evadido al fisco, que también supera esa cantidad.

El reo ha puesto en venta parte de su patrimonio para poder hacer frente a las multas. Vendió dos inmuebles, uno en Castellón y otro en Madrid, así como puso a disposición del juzgado una lista de doce bienes embargables. No obstante, la cifra recaudada no fue suficiente y se vio obligado a vender su domicilio hasta la fecha, el chalé de Platgetes, en Oropesa del Mar.