Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El juez pide a los Maristas una póliza para indemnizar a las víctimas

Medio centenar de personas se concentran en Sants para apoyar a las víctimas de la pederastia

El juez que instruye la causa contra el exprofesor de gimnasia y pederasta confeso, Joaquín Benítez, aceptó ayer la petición efectuada por algunas de las víctimas y pidió a la escuela Maristas de Sants-Les Corts que aporte las pólizas aseguradoras que ha tenido contratadas entre 1983 hasta la actualidad.

Iván Fernández, el letrado de la acusación particular que representa, al menos, a seis víctimas considera que el colegio tiene responsabilidad sobre los abusos y agresiones sexuales cometidas por sus empleados y debe responder, al menos civilmente, por esos delitos. A principios de semana solicitó la presentación de la póliza y ayer el magistrado admitió la petición. 

La instrucción de caso comienza a apuntar al colegio como responsable y trunca la idea del centro de personarse como acusación particular, a lo que ya se había opuesto las víctimas.

Durante la tarde de ayer, medio centenar de personas se concentraron en la plaza del Centre del barrio de Sants de Barcelona, a escasos metros de uno de los centros Maristas donde Benítez cometió sus abusos, para rechazar la pederastia y apoyar a las víctimas.

Encabezando la protesta se encontraba Manuel, el padre que destapó todo el escándalo de los Maristas. Los asistentes lucieron una pancarta que rezaba: “No a la pederastia. Denúncialo”. Manuel estaba indignado: “No puede ser que se hayan celebrado dos concentraciones, una para proteger al centro, otra por los profesores y se han olvidado d las víctimas que han estado sufriendo en silencio durante tanto tiempo”.

El padre que destapó el escándalo afirmó que la concentración no era contra el colegio sino “contra esta barbarie que no puede volver a pasar” e informó que tiene contabilizadas 60 víctimas de los abusos en el centro de los que “27 han presentado denuncias, 15 de ellos contra Benítez”.

Entre las asistentes a la concentración se encontraba Isabel, una de las pocas madres de la escuela que acudió a la convocatoria. Isabel lamentó la falta de transparencia del centro y criticó que “en una escuela con valores cristianos no haya más gente e incluso una representación del Ampa del centro”.