Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un año para ‘recuperar’ a Llull

Cataluña y Baleares programan 300 actos para difundir al pensador y escritor

Coincidiendo con su festividad y los 700 años de su muerte, el 27 de noviembre arrancó el Año Llull, en un momento de incertidumbre política en Cataluña, por lo que la conmemoración nació sin presupuesto ni calendario, pero con la clara misión de recuperar a Ramon Llull (Mallorca, 1232-1315); el pensador, poeta, científico, escritor, teólogo y misionero más influyente y destacado que han dado las letras catalanas, que influyo durante siglos en autores como Newton o Descartes, amén de ser leído en media Europa durante siglos.

Ayer, tres meses después, se dio a conocer un ambicioso calendario que, hasta el próximo noviembre, organizará 300 actividades, la mayoría en Cataluña (160), 40 en Baleares, tierra natal del homenajeado, 10 en el resto de España y 72 de carácter internacional en una decena de países, con citas como la doble exposición en la Biblioteca Nacional de Francia; la que exhibe la obra gráfica y manuscritos lulianos que atesora este centro y la intervención Vidrio de las maravillas de Miquel Barceló —a partir del 21 de marzo—, en los ventanales de esta biblioteca.

Miniatura representando a Ramon Llull.

Según el comisario Joan Santanach, “Llull es clave en la historia del pensamiento europeo, muy influyente, capaz de generar una gran bibliografía internacional desde hace años”. Por eso, la celebración en torno al autor del Libro del amigo y del amado, Vida coetánea y el Libro de las Bestias, entre otros muchos, tiene un horizonte más allá de nuestras fronteras, aunque la intención última es la de hacer que este autor “nada fácil” sea “mínimamente conocido por su público natural, el de aquí, con la actualización de algunos de sus textos más conocidos para hacerlos accesibles”.

La exposición central del año será La máquina de pensar, Ramon Llull y las artes combinatorias, que se inaugurará en julio en el CCCB de Barcelona, que parte de su pensamiento estético-religioso y de su impacto en la tradición europea. Berlín, Friburgo —que cuenta con el mayor centro de estudios lulianos, según Santanach—, Montpellier, Marsella, Roma, Florencia, Milán, Venecia, Módena, Londres, Cambridge, Edimburgo, Nueva York, Bruselas, Túnez, son otras ciudades que acogerán actividades lulianas este año.

Santi Vila y Joan Santanach, durante la presentación del Any Llull.

Este año también se llevará a cabo la edición de 45 publicación sobre Llull: 12 textos originales, 10 adaptaciones de obras del autor al catalán contemporáneo, 8 obras traducidas a cuatro lenguas y 15 textos y estudios sobre el escritor. Además, la Biblioteca de Catalunya, que ha programado una exposición sobre la rica colección de manuscritos e impresos de Llull que conserva, presentará el 29 de febrero un libro electrónico dedicado al pensador, en el que se incluye una amplai recopilación de las piezas de Llull de la Biblioteca, además de entrevistas a los principales especialistas en la materia como Lola Badía, Alexander Fidora y Albert Soler.     

El presupuesto es de 718.000 euros, una cifra que Santanach valoró suficiente, aunque resaltó, en presencia del consejero de Cultura Santi Vila, que “si Llull fuera alemán, el presupuesto sería el triple o más, porque fue una figura clave para el pensamiento europeo, pero todos sabemos dónde estamos”. Vila, tras reconocer que se trata de unas cifras “austeras, pero acordes con el momento actual”, volvió a destacar que uno de sus mayores propósitos al frente de la consejería es incrementar el presupuesto cultural para evitar “el decalaje entre los que se predica y lo que se practica”.

Forcano por Susanna

La presentación del Any Llull contó con Àlex Susanna, presidente del Instituto Ramon Llull, que dejará el cargo a finales de mes, cuando lo sustituya el poeta Manuel Forcano. Pero Susanna no se quedará desocupado, ya que el consejero Vila le ha encomendado la dirección de la polémica Agencia Catalana de Patrimonio; pasando de administrar los siete millones del Llull a los 23 de la agencia. “El departamento se ha distinguir por incorporaciones no partidistas; de los mejores en cada momento”, se limitó a decir Vila, preguntado por la falta de concurso para cubrir estas importantes plazas de su departamento.