Una candidata de Ciudadanos sorda denuncia al partido por discriminación

Henar Pascual asegura haber recibido burlas, coacciones e injurias de los responsables de la formación en Euskadi

La cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Bizkaia en las pasadas elecciones generales, Henar Pascual, ha denunciado al delegado del partido en Euskadi, Nicolás de Miguel, y al subdelegado vizcaíno, Borja González, por amenazarla y discriminarla a causa de su sordera.

Henar Pascual, informática, pedagoga y experta en accesibilidad, de 46 años, ha presentado hoy una denuncia ante el Juzgado de Guardia de Bilbao en la que acusa a ambos dirigentes de Ciudadanos en Euskadi de los delitos de coacciones, amenazas e injurias, así como de discriminación en el caso del máximo responsable del partido en el País Vasco.

La denuncia precisa que los hechos comenzaron el pasado mes de noviembre cuando ella se reunió con el coordinador en Euskadi, una vez que ya se había presentado su candidatura al Congreso y cuando incluso el líder nacional de la formación, Albert Rivera, había mencionado en televisión que "una persona sorda" lideraba la lista vizcaína.

En esa reunión el delegado de Euskadi le instó "durante aproximadamente dos horas" a que renunciase a su candidatura para "preservar la buena imagen del partido". Le advirtió de que si "se filtraba a la prensa" la relación profesional que había tenido con el Ayuntamiento vizcaíno de Erandio iba a "acabar" su carrera profesional -es una prestigiosa experta en accesibilidad y ha sido directora de la Coordinadora Vizcaína de Sordos-.

Nicolás de Miguel se refería a que ella había cobrado del Ayuntamiento de Erandio por un trabajo que no había podido finalizar por completo y de lo que ella ya había informado al partido voluntariamente en dos ocasiones. De Miguel insistió en que "si no dimitía iba a 'tirar' toda la lista" y Ciudadanos no podría presentarse por Bizkaia "por culpa suya".

Como ella no estaba convencida de sus argumentos, el dirigente vasco añadió que el Comité Ejecutivo de Ciudadanos también consideraba que tenía que renunciar a su candidatura. Ante su insistencia de que la dirección del partido le enviara una carta firmada y sellada ratificándolo, él hizo una llamada y a los 15 minutos la candidata recibió un correo electrónico sin firma "supuestamente enviado por la Secretaría del Comité Ejecutivo de Ciudadanos", correo al que contestó dudando de su verdadero origen pero no recibió respuesta.

La denuncia señala que por esas fechas Nicolás de Miguel y el subdelegado Borja González, que es policía nacional, contaron a varias personas que era una "corrupta". González dijo a una de ellas que si lograba que Henar Pascual dimitiese, el concejal en Getxo iría al Congreso y esta persona ocuparía esa concejalía.

Además, el 5 de diciembre pasado, Nicolás de Miguel mantuvo una conversación con el cabeza de lista al Congreso por Gipuzkoa, Fernando López de Lacalle, con motivo de un mitin organizado al día siguiente en el Boulevard de San Sebastián en el que iban a participar los candidatos de las tres provincias vascas. Como De Miguel no quería que interviniera ella le dijo: "Esta mujer no puede hablar porque le pones un micrófono y parece una película de terror". La denunciante señala que aportará esta conversación grabada en un audio a la fase probatoria de este caso.

Además, en otra ocasión De Miguel mostró su alegría porque finalmente parecía que no había posibilidades de que la candidata fuese elegida y añadió que "Ciudadanos era un partido de gente guapa que sabía 'hablar en público'", dando a entender que ella no encajaba en él. Estos hechos fueron denunciados a la dirección del partido por burofax el pasado 14 de enero sin que haya contestado, señala la denunciante, que acusa a De Miguel de un delito de coacciones, otro de amenazas, un tercero de injurias y un cuarto por discriminación. Respecto a Borja González pide que se le acuse de sendos delitos de coacciones, uno de amenazas y otro de injurias.

Esta denuncia se suma a la registrada hace unos días por el representante de Ciudadanos en las Juntas Generales de Álava, Miguel Ángel Carrera, contra dos dirigentes catalanes del partido y contra Borja González, por un presunto espionaje político al haber accedido a contenidos de su teléfono móvil.

Según su denuncia, el 2 de febrero Carrera se entrevistó en las Juntas Generales de Álava con los dirigentes catalanes Oriol Burgés y Rubén Martínez para hablar de todos estos problemas que había en el partido en Euskadi y cuando salió un momento del despacho, sus compañeros sacaron fotografías de un grupo de Whatsapp en el que figuraban siete afiliados.

Carrera asegura en su denuncia que le sustrajeron "todos los datos e información personal y confidencial" de ese grupo y que a raíz de ello Ciudadanos ha abierto un expediente disciplinario contra esos afiliados.

Más información