Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Kutxabank abre una oficina ‘inteligente’

La sucursal está dotada de terminales de banca 'online' y móvil, cajeros y tabletas

Una de las tabletas que podrán utilizar los clientes de la nueva oficina abierta por Kutxabank.

Kutxabank ha abierto hoy en San Sebastián su oficina "insignia", una "moderna y avanzada" sucursal de más de mil metros cuadrados de superficie, donde se prestará un servicio "personalizado" y "multicanal" a las 200.000 personas que podrían utilizarla anualmente.

Esta "vanguardista oficina", ubicada en pleno centro donostiarra, ha sido inaugurada este jueves por el consejero delegado de Kutxabank, Javier García Lurueña, y la consejera vasca de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, además de otros representantes de la entidad bancaria e institucionales.

Esta futurista sucursal, que contará con una veintena de empleados, está dotada de seis cajeros automáticos, dispensadores de entradas, siete terminales de banca a través de Internet y de banca móvil con pantallas de 19 pulgadas con teclado, ratón e impresora, con las que cuenta. El director de Kutxabank en Gipuzkoa, Ander Aizpurua, ha explicado que el 85% de los usuarios emplearán herramientas de "autoservicio".

La sucursal tiene mil metros cuadrados en dos plantas

Una de las principales novedades es que la oficina carece de un servicio de caja o ventanilla, de tal forma que el cliente se encontrará en la entrada con un pilar o tótem informático que realizará un registro virtual e identificará al usuario con solo acercar alguna de sus tarjetas bancarias o el DNI electrónico.

Acto seguido, pasará a la zona de espera, donde dispondrá de wifi gratuito y tabletas, y podrá consultar las últimas novedades de la entidad bancaria a través de una pantalla gigante. Un gestor comercial le recibirá y trasladará al espacio que se adecue mejor a sus necesidades de forma "personal y cercana".

García Lurueña ha destacado que la nueva sede busca "adaptarse a los nuevos hábitos de la sociedad", con clientes cada vez más "independientes, autónomos y diestros en el uso de las nuevas tecnologías", pero que también buscan "el mejor asesoramiento especializado y confidencial".

La segunda planta de la sucursal estará dedicada a la atención de autónomos, microempresas y clientes "carterizados", cuyas gestiones financieras resultan habitualmente "algo más complejas".