Barcelona fija cinco domingos de libre apertura comercial

Las tiendas de una zona delimitada podrán abrir tres días de mayo y dos de octubre entre las doce y las ocho

El comercio de Barcelona no podrá abrir este verano los diez domingos de julio, agosto y septiembre, tal y como lo pudieron hacer en 2014 y 2015. Ha acordado con el Ayuntamiento que la libre apertura se limite a tres de mayo (8, 15 y 22) y otros dos de octubre (2 y 9), cuando hay menos turistas pero estos tienen mayor capacidad de compra. Y un punto importante del último acuerdo, que ha forzado la organización Barcelona Oberta, la mayor defensora de la liberalización de los horarios: las tiendas podrán abrir a las doce y cerrar a las ocho.

La libre apertura durante estos días se limitará a algunos barrios de Ciutat Vella, Eixample, Gràcia, Sants-Montjuïc y Sant Martí, la zona de gran afluencia turística fijada por CiU. A los cinco días pactados se añadirán los diez festivos que dependen de la Generalitat.

El Gobierno de Barcelona en Comú se ha asegurado los apoyos de ERC y PSC para aprobar el nuevo calendario en el pleno municipal. CiU celebró que se haya recuperado el “consenso comercial”, mientras que el PP acusó la medida de “parche” que afectará sobre el empleo. Agustí Colom, regidor responsable de Comercio, destacó “la capacidad de crear un acuerdo”.

Las repercusiones del acuerdo son relativas, ya que actualmente, con la ley catalana de horarios comerciales suspendida de forma cautelar por el Tribunal Constitucional, rige el decreto estatal que permite que todas aquellas tiendas de menos de 300 metros cuadrados o que no pertenezcan a ninguna gran cadena tenga libertad de abrir en festivo. Es la misma norma que obligaba a Barcelona, como ciudad turística, a delimitar una zona de libertad horaria.