Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Adif afirma que las obras del AVE en Barcelona “son seguras”

Un informe alerta de que se emplearon menos materiales y de peor calidad en un tramo de dos kilómetros

ampliar foto

Adif ha afirmado este jueves que las obras del AVE en Barcelona “son seguras”, pese a que un informe entregado al juez pone de manifiesto que en un tramo de menos de dos kilómetros (entre la Sagrera y Trinitat) se emplearon materiales de peor calidad y técnicas de construcción más baratas que las recogidas en el proyecto oficial. “Una cosa es que pueda haber habido sobrecostes, que es algo que tendrá que decidir el juez, y otra que eso haya afectado a la seguridad”, ha recalcado un portavoz del ente gestor de las infraestructuras ferroviarias después en alusión al informe, publicado hoy por EL PAÍS.

La auditoría fue encargada por Adif a una consultora y ha sido entregada a la juez que investiga una presunta trama corrupta en torno a la alta velocidad. Una decena de personas están imputadas -entre ellas, exaltos cargos de Adif- por inflar artificialmente los costes de la obra para beneficiar a la empresa adjudicataria a cambio de dádivas.

Adif ha recordado hoy que elaboró la auditoría “a petición propia y del Ministerio de Fomento” y que la ha entregado al juez para ayudar a esclarecer los hechos. El mismo portavoz ha incidido en que, más allá de los sobrecostes, “el aspecto fundamental es que la obra es segura y está bien ejecutada”, según los técnicos del organismo.

La Fiscalía Anticorrupción acusaba a los imputados, hasta ahora, de haber malversado cerca de seis millones de euros. El informe, sin embargo, concluye que Adif certificó obras por valor de 83 millones de euros cuando, en realidad, debieron haber costado solo 52, o sea, 31 millones menos. Fuentes judiciales consultadas por este diario coinciden en que, tras las comprobaciones técnicas, la cantidad malversada sería cinco veces mayor a la calculada inicialmente.

Los técnicos han acudido a visitar las obras para construir la plataforma de vía entre Sagrera y Trinitat (que acabaron en 2011) y han constado que parte de los trabajos certificados por Adif en realidad no se ejecutaron. En otros casos, se empleó menos cantidad de material (hormigón, por ejemplo) o más baratos (de ahí la diferencia de valoración).