Selecciona Edición
Iniciar sesión

Romeva pide por carta a la UE su apoyo al proceso independentista

El texto destaca que es la primera vez que el Gobierno catalán tiene un consejero dedicado a los asuntos exteriores

El consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, ha mandado una carta al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, presentándose como nuevo responsable de Relaciones Internacionales del Gobierno catalán y pidiendo el apoyo de la institución europea al proceso soberanista. La carta, enviada el pasado 2 de febrero, llegó al Parlamento Europeo el día 16.

En la carta, que publica El Mundo este jueves, Romeva informa de su reciente nombramiento como “ministro de Asuntos Exteriores y destaca el hecho que sea la primera vez que el Gobierno de Cataluña "otorga el rango de ministerio" al área dedicada a estos asuntos. De hecho, es habitual que la Generalitat cuando tiene que traducir al inglés el concepto de conseller  y conselleria utilice las palabras minister y ministry, respectivamente. Aún así, esta traducción ha generado polémica en las redes sociales. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha referido a esta cuestión esta mañana: “Están suspendiendo una tarjeta de visita. Les molesta que en la versión inglesa a Romeva se lo denomine ministro. Es un debate casi de diccionario”, ha dicho en una entrevista a RAC1.

Romeva añade que el hecho de tener un departamento específico dedicado a las relaciones internacionales es una muestra de “la importancia que nuestro Gobierno da al diálogo y al intercambio con nuestros socios internacionales, y especialmente los europeos, en todos los asuntos, incluyendo los relacionados con el futuro político de nuestro país y nuestro compromiso constructivo dentro de la Unión Europea”.

Al final de la misiva, Romeva pide a Schulz “su apoyo para afrontar los grandes retos que nos han encomendado democráticamente nuestros ciudadanos”. El consejero se despide pidiendo encontrarse pronto con el presidente del Parlamento Europeo.

La carta tiene un encabezamiento curioso, puesto que Romeva se dirige a Schulz como "estimado presidente" y después añade con letra manuscrita "y amigo".