El debú teatral de Garci

El cineasta estrena Arte Nuevo, un homenaje a los dramaturgos de la vanguardia de la posguerra

En una atmósfera de penumbra, sin luces relumbrantes, José Luis Garci (Madrid, 1944) se ha planteado su debú en la escena teatral. Es así como el director de cine ve el teatro de vanguardia de los años 40 ante el que se rinde con la obra Arte Nuevo (Un homenaje), que se estrena hoy en el Teatro Español. La obra reúne dos textos que Garci considera representativos de este movimiento de vanguardia del teatro español de posguerra. Son Cargamento de sueños, de Alfonso Sastre, y El hermano, de Medardo Fraile.

Estos autores, junto a Alfonso Paso, José Gordón o Enrique Cero protagonizaron, según Garci, el primer grito existencial del teatro de posguerra. “Siempre los he sentido muy cercanos. Eran muy jóvenes y estaban en la pura vanguardia en una España muy oscura y no solo a nivel político. Son obras de juventud pero habían investigado y aspiraban a una renovación teatral que incluso en Europa, en aquella época, no era fácil”, asegura el director de 18 largometrajes que hace tres años decidió jubilarse como cineasta. “Jubilación viene de la palabra júbilo y a mí me quedan todavía muchas cosas por hacer. No he perdido ni interés ni ilusión por el cine, pero ya no estoy dispuesto a meterme en ese mundo de reuniones y discusiones, en el que las grandes cadenas de televisión marcan las pautas. He hecho el cine que siempre he querido y no guardo ninguna nostalgia”.

Se adentra en el teatro por encargo del todavía responsable del Teatro Español, Juan Carlos Pérez de la Fuente, pero, asegura, que será “único e irrepetible”. “Un director de teatro tiene que pasar inadvertido. No me considero director de cine ni de teatro. Solo soy un gran aficionado”, explica el realizador de Volver a empezar por la que ganó el Oscar a la mejor película en habla no inglesa en 1982.

Protagonizadas por Miguel Ángel Muñoz, Ána Fernández, Gary Piquer, Ana Carlota Fernández e Irene Pozo, las dos obras elegidas, de un solo acto cada una, rompieron normas a nivel europeo, según su director, que resalta que Cargamento de sueños se publicó tres años antes que Esperando a Godot, de Samuel Beckett. Y en medio de la tiniebla, de “esa luz de la pobreza como la de los cincuenta del siglo XX, como la que utilizaban Elia Kazan o Arthur Miller”, Garci levantará el telón de la sala grande del Teatro Español. Lo hará en sentido literal porque el director va a recuperar el acto de levantar el telón con los espectadores ya sentados para recuperar una magia que cree perdida. Y puestos a recuperar, Garci también hará un descanso entre obra y obra, y no solo para poder cambiar el decorado, sino para que el espectador pueda relajarse durante unos minutos, salir a la calle o comentar con los amigos.

Sobre el asunto del fraude en la taquilla por parte de algunos productores y exhibidores que está investigando la fiscalía, José Luis Garci, cuyo nombre apareció relacionado con su película Holmes&Watson. Madrid Days, producida por su compañía Nickel Odeon, asegura que no ha recibido ni una llamada del Ministerio ni de “ningún juzgado”. “Después de 50 años de dedicación a este oficio, me considero uno de los tipos más honrados, honestos y estupendos que ha dado el cine en España. Nunca en mi productora, nominada cuatro veces a los Oscar, se ha dejado de pagar nada”.