Selecciona Edición
Iniciar sesión

Una feria de tesoros antiguos

La segunda edición de FAMA repite las cifras de 2015 con el objetivo de repetir también las 7.000 visitas

Después de tres años sin celebrarse evento alguno relacionado con las antigüedades, Barcelona recuperó el año pasado su tradicional feria de arte antiguo bajo el nombre de FAMA (Feria de Art Modern y Antic de Barcelona). Y la convocatoria fue un éxito, según sus organizadores: 3.000 metros cuadrados, 30 expositores, un millar de piezas de los siglos X al siglo XX a la venta, desde pinturas, esculturas, joyería, muebles y cerámicas, y 7.000 visitantes durante los cinco días en que estuvo abierta en un marco único como es la Sala Comillas de las Reals Drassanes de Barcelona. Por eso, la fórmula se repite este año con la intención de encontrar una combinación perfecta que permita al sector tener un escaparate anual de cara al público, que les garantice visibilidad y ventas.

“Es muy importante una feria como esta, una ‘feria de arte’, porque aunque se viene a vender durante estos cinco días, los efectos permanecen durante dos o tres meses más”, explica Carles Xarrié, perteneciente a una familia de anticuarios y restauradores de arte y presidente del Gremi de Antiquaris de Catalunya. Xarrié cree que el espacio y el volumen de la feria es el ideal para acabar de consolidar la nueva etapa que comenzó en 2015. “Estamos bien en este lugar, preferimos la calidad a la cantidad”, explica, mientras asegura que este mes de febrero es bueno para celebrar este evento, justo, unas semanas antes de la celebración de la feria más importante del sector del mundo, como es la Tefaf de Maastricht (entre el 11 y el 20 de marzo).

Piezas a la abanica en la galería Art Tribal - David Serra, de Sant Cugat del Vallès.

Este año el 30% de los expositores son nuevos, siendo el 70% catalanes, y el resto vienen del resto de España y del extranjero, como la firma portuguesa Manuel Arruda que vende, entre otras piezas, una mesa formada por un trozo de ala de un caza de los años sesenta y tres enormes espejos rococós dorados de madera cortada y dorada con motivos vegetales italianos. En otras de las casas presentes este año se puede comprar arte oriental, africano o precolombino. Dibujos de Miró y obras de Tàpies están presente en la Galería David Cervelló, mientras que seis escenas del antiguo Testamento y dos sillas del siglo XVII de la escuela mallorquina reclaman la atención en la Galería Clavell & Morgades.

FIRA D’ ART MODERN I ANTIC (FAMA)

FAMA

Reials Drassanes de Barcelona

Hasta el 21 de febrero (10 euros)

“Es bueno la heterogeneidad y la diversidad de expositores, que enriquece la muestra y la dota de valor”, prosigue Xarriè, que recuerda que todas las piezas han pasado por un comité de expertos que garantizan con un certificado su autenticidad. “No solo de las pinturas, también de piezas como los muebles en los que se valora el nivel de intervención y restauración a que han sido sometidos y su idoneidad o no para exponerse”. De todas formas, para Xarriè, el primer interesado en que las piezas que se ponen a la venta cumplan con los protocolos, “son todos y cada uno de los anticuarios que participan en la Fira”.

“El valor de esta feria está en el valor añadido que proporciona el anticuario cuando es capaz de informar del contexto y la historia que hay detrás de cada una de las piezas”, remarca Xarriè, que defiende el interés de ferias como FAMA frente a las adquisiciones que se pueden realizar por otras vías, como internet.

Otro de los valores que destaca Xarriè de la feria que promueve su gremio es la de “formar nuevos coleccionistas”. En este sentido, este año se ha organizado el Art&Drink destinado a atraer a públicos más jóvenes (la mayoría de visitantes sobrepasan los 40 años), con la posibilidad de tomar —este jueves entre las 20 y 21,30 horas— una copa mientras disfrutan de un paseo entre antigüedades. La edición de este año cuenta, además, con una pequeña muestra de una de las colecciones más destacadas de Cataluña, la Fundación Mascort, que presenta una selección de sus joyas; los muebles y cerámicas de los siglos XVI y XVIII.